Las heces de los perros pueden tener una utilidad ecológica.