Al llamar a su mascota el can en lugar de correr hacia sus brazos comenzó a ladrarle como si se tratara de un desconocido. Fotografía: Pixabay