SOBRE las banquetas, también dejan escombro. Héctor López / EL DIARIO