"Por las mañanas, el olor del agua que sale de la llave es muy penetrante y no se puede consumir”. Cipriano Rodríguez