APOYADO EN un bordón de madera, el anciano campesino enfermo de sus ojos camina lentamente. Héctor López / EL DIARIO