*

Comentarios: El peligro de la actividad periodística

FERNANDO HINTERHOLZeR DIESTEL

‘Para mi gran amigo y mejor guerrerense Pedro Chavelas Cortez’

q.e.p.d.

on un total de 100 periodistas asesinados, el Reporte para el 2006 sobre Libertad de Prensa en el mundo afirma que el año pasado fue el más salvaje y brutal en la historia moderna de los medios. En el año 2005, el Instituto Internacional de Prensa (IPI) reportó 65 homicidios de periodistas; es decir, 35 más que en el 2006.

México es el segundo país más peligroso para los periodistas en el mundo, al registrar siete asesinatos el año pasado, superado sólo por Irak con 46, según el reporte difundido por el IPI .

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) denunció el asesinato de Amado Ramírez, corresponsal de Televisa en Acapulco, ocurrido el 7 de abril, así como el del reportero del semanario Interdiario, Saúl Martínez Ortega, quien fue secuestrado frente a las oficinas de la policía en Aguaprieta, Sonora.

Además, los voceadores Mateo Cortés, Agustín López y Flor Vásquez, del periódico El Imparcial del Istmo de Oaxaca, fueron asesinados el 8 de octubre por desconocidos. Los dos comunicadores desaparecidos son Gamaliel López, reportero de TvAzteca Noreste, y su camarógrafo Gerardo Paredes en Monterrey.

Ante los crímenes y desapariciones de periodistas ocurridos en los últimos tiempos, es urgente que la minuta sobre la confidencialidad de las fuentes de información de los reporteros sea incluida en el eventual período de sesiones que se negocia en el Congreso, para reformar a los códigos Federal de Procedimientos Penales y Penal Federal.

La modificación a esos ordenamientos establece que los periodistas, al igual que los abogados y ministros de culto, entre otros, no están obligados a declarar sobre la información que obtengan, conozcan o tengan en su poder y que hayan recibido con carácter de reservado dentro del ejercicio de su actividad profesional.

Este reconocimiento de la protección al secreto profesional de los comunicadores se incorporó en los códigos penales debido a la tendencia cada vez mayor de las autoridades judiciales para convertir a los periodistas en coadyuvantes de averiguaciones o indagaciones relacionadas sobre todo con la delincuencia organizada.

A pesar de que cada quien tiene el derecho de decir o expresar su libre pensamiento o crítica con absoluta libertad, en el periodismo deben existir una serie de reglas éticas. El periodismo debe ser el ejercicio libre de la libertad de expresión.

El Diario de Coahuila - Todos los derechos reservados. (2005-2016)