Comentarios: El estado y la seguridad

FERNANDO HINTERHOLZER DIESTEL

México vive una difícil etapa, y tenemos que preguntarnos si la observancia de las normas constitucionales y legales que nos rigen representan un obstáculo para combatir a la delincuencia. En el caso de que hayamos llegado a un nivel en el que debamos optar entre la vigencia de la norma o la defensa de nuestra integridad.

Una de las mayores dificultades para gobernar un Estado democrático consiste en que el discurso político no se aparte de los preceptos normativos. Por eso, ante la gravedad de los hechos de violencia que sacuden al país, es importante revisar nuestras leyes, normas y preceptos constitucionales.

Sin seguridad, la democracia deviene en anarquía, y sin democracia, la seguridad es totalitarismo. El delicado equilibrio entre los componentes de este binomio se obtiene dentro de un verdadero estado de derecho, que a la vez que combata el crimen salvaguarde las garantías individuales. En la construcción de estas condiciones la ciudadanía organizada tiene mucho que aportar.

El problema de la inseguridad es de tal complejidad y dimensión en nuestro país que es preciso abordarlo desde una perspectiva multidisciplinaria y no a partir de percepciones parciales o simplistas. Responde a una lógica de globalización, en la que las mafias y grupos del crimen organizado, no son ajenos a un esquema mundial ubicado alrededor del mundo.

Es decir, responde a una lógica no solo policial sino también económica, lo que abre posibilidades de solución en el terreno del desmantelamiento de las redes de lavado de dinero y, sobre todo, quebrando la cadena de valor de los estupefacientes o la piratería por ejemplo.

Al no ser un asunto meramente policíaco, sus soluciones deben ser integrales y partir del fortalecimiento de nuestro sistema de justicia, que incluye aspectos de profesionalización de policías y jueces, de reformas al sistema penitenciario, al de prevención del delito y de rehabilitación de presos.

La percepción de la sociedad en México señala claramente que los temas de seguridad y justicia son los que más afligen a toda la población del país, que se encuentra cercada por el delito. Por esto es urgente que este clamor ciudadano contra el delito y la impunidad alcance los sensibles oídos de las autoridades. La sociedad civil tiene mucho decir y aportar al respecto, de una manera activa y propositiva.

Justamente en la capital del estado (de Guerrero), Chilpancingo, el alcalde Mario Moreno está por designar a su Secretario de Seguridad Pública Municipal, ojalá y el imberbe Edil tome una juiciosa decisión y designe a la persona con experiencia, el perfil, la probidad y las ganas de trabajar por la ciudad, ese personaje puede ser Simón Vences Martínez, Quien por cierto es apoyado por muchas organizaciones de transportistas y de la sociedad civil.

El Diario de Coahuila - Todos los derechos reservados. (2005-2016)