Comentarios: La recesión en México; riesgos de la polarización social

FERNANDO HINTERHOLZER DIESTEL

La economía mexicana se prepara para la crisis en el corto plazo y esto acarreará un incremento de problemas de inseguridad, así como una polarización social más fuerte. Todo esto, pese a los indicios anticipados de la recesión estadounidense y sus efectos inmediatos en la nuestra. El gobierno mexicano no preparó ningún programa de emergencia, y su estrategia para enfrentar la crisis será basada en el viejo modelo de resistir la mala racha y esperar hasta la reactivación de la economía.

El Gobierno Federal panista reagrupado ahora con los hombres de más confianza del Presidente Calderón, han demostrado su novatez a pesar de la experiencia del secretario de Hacienda y su paso por el Fondo Monetario Internacional para enfrentar lo que será un año muy complicado para la economía norteamericana y por ende de las economías emergentes que gravitan alrededor de ella. El inicio formal de la recesión con la caída de las bolsas en los últimos días demostró la insuficiencia de los programas económicos mexicanos.

El efecto de la recesión en el PIB de México será casi igual y podría ser mayor al aumento del producto estimado por la reforma fiscal. Es decir, que bastó un sacudimiento bursátil mundial para terminar con los alcances de la reforma tributaria. Lo malo de todo esto, es la crisis social que vendrá acompañando a la económica. A principio de año la tortilla, el transporte, y los alimentos en general sufrieron aumentos considerables, dañando la precaria economía del mexicano que justamente sufre en enero las consecuencias de los gastos decembrinos, en la ya famosa "cuesta de enero".

Los datos duros de la pobreza en México señalan, que poco más de la mitad de la población del país vive en condiciones de pobreza, y de ese total 20 por ciento pertenece al grupo de excluidos sociales. La situación se vuelve más crítica ante los altos índices de migración de las zonas rurales y a las urbanas, especialmente a las áreas metropolitanas. Aquellos migrantes que busquen el sueño americano no tendrán trabajo ante la recesión norteamericana; y los campesinos formarán más cinturones de miseria, los ejércitos de niños de la calle, los adultos y ancianos estarán en la mendicidad, y crecerán por supuestos los riesgos sociales. Amén del riesgo que representa el narcotráfico para el país.

México ha sufrido en los últimos seis años, una profunda erosión en el entorno político y social, debido fundamentalmente al crecimiento de la desigualdad económica y a la distribución del ingreso, que ha producido una serie de desequilibrios; que han causado que el país pierda competitividad ante la globalización y retrocesos en los diferentes aspectos estructurales, atribuibles a la falta de operación política y financiera de las dos últimas administraciones panistas.

La crisis económica-financiera que se avecina puede generar el enrarecimiento político-social en el país, polarizando aún más las posiciones de los diversos actores y aumentando el encono de las clases pauperizadas y los políticos de izquierda que los tripulan. Al tiempo.

fhinter@hotmail.com

El Diario de Coahuila - Todos los derechos reservados. (2005-2016)