Comentarios: Cochinero electoral de BCS y QR

FERNANDO HINTERHOLZER DIESTEL

Las elecciones locales intermedias en Baja California Sur (BJS) y en Quintana Roo (QR) el pasado domingo, fueron todo menos un ejercicio democrático. Ha sido triste el espectáculo que han dado partidos políticos, autoridades electorales y gobernantes en ese par de entidades, donde el 60 por ciento de los ciudadanos no acudieron a las urnas a sufragar. El peso de los votos quedó en manos del acarreo, los intereses corporativos y la corrupción política tradicional, que lleva a votar en masa a los locatarios de los mercados, a los ambulantes protegidos por el poder público, a los sindicatos corporativos que medran bajo la tutela de esos gobiernos locales; a todos los concesionarios de servicios urbanos que mantienen una dependencia con las autoridades y, como pilón, a los grupos de marginados a quienes les compran sus votos mediante un costal de cemento, una lámina o una dádiva.

Y esto es una señal peligrosa de lo que puede pasar en el futuro a nivel federal. Las elecciones en BJC y QR, entidades ubicadas en los extremos del país, ambas fueron territorios antes de convertirse en estados, polos turísticos y con municipios y distritos muy ricos enclavados junto a otros de extrema pobreza donde la norma fue el acarreo, la manipulación, las campañas sucias y dado que muchos de quienes habitan en las dos entidades viven y/o trabajan en ellas, pero no están empadronadas en sus respectivo lugar de origen , entonces la representatividad real de las nuevas autoridades es mucho menor a la mostrada en los comicios, de por si bastante pobre.

En BCS y QR hubo partidos triunfadores y perdedores; sin embargo, no cabe duda de que la ganadora ha sido la forma más vieja de hacer y entender la política y quien ha perdido es la sociedad, quien dio la espalda a los comicios con ese abstencionismo. Los actores y los resultados lo demuestran: en QR, el PRI ha ganado casi todo, menos el municipio de Benito Juárez, donde se encuentra Cancún, la joya de la corona quintanarroense, y donde están prácticamente empatados con el PRD, y el asunto se resolverá seguramente en las instancias del Tribunal Electoral Federal. En BCS, el PRD ganó casi todo. Nuevamente la corriente familiar del líder del perredismo nacional, Leonel Cota Montaño quien ha demostrado que la ineficiencia que ha puesto de manifiesto para dirigir a su partido, se opaca con el cacicazgo que impone en su entidad natal, donde ya van tres hermanos consecutivos que alcanzan la alcaldía de la capital, La Paz, y otros familiares gobiernan el estado.

Las próximas elecciones estatales serán en Hidalgo, donde el 17 de febrero habrá comicios para diputados locales, en Coahuila serán en septiembre y en Guerrero en octubre, y por lo que se ve, se ha creado un sistema electoral que le da ventajas definitivas a los partidos que se encuentran en el poder. Cada vez es más difícil que un partido de oposición derrote a quienes controlan la maquinaria de gobierno. Sin embargo, una de las razones por las cuales en nuestro país, los políticos han desarrollado el actual complejo sistema electoral es, supuestamente, para dar oportunidades a los partidos de oposición. Se supone que hemos eliminado los privilegios electorales de los partidos de gobierno, pero al parecer estas reglas no son suficientes para quitar la ventaja a quienes ya están en el poder.

fhinter@hotmail.com

El Diario de Coahuila - Todos los derechos reservados. (2005-2016)