Redacción
MI COLUMNA

Llegó lo inesperado

Carlos Robles Nava

Dicen que lo que es derecho no es chipotudo o no hace chipote y viene esto al caso porque no recuerdo en mis años de periodista, un zarpazo tan tremendo y fuerte que haya dado el Comité Ejecutivo Nacional del Partido Revolucionario Institucional, a uno de sus distinguidos miembros y  específicamente a uno de sus ex presidentes nacionales, me refiero fundamentado en sus propios estatutos que cierra las puertas para defender lo indefendible.
El entrante mes cumplo justo 60 años de mis 76 de edad, en la brega del periodismo coahuilense, y en verdad que este día debe pasar a la historia de la política mexicana.
No hay nada oculto en la decisión que el CEN del tricolor tomó al expulsar, desconocer o como se le quiera llamar a su ex presidente nacional, ex gobernador de Coahuila y ex alcalde de Saltillo, el profesor Humberto Moreira Valdés.
Doy por hecho que a nivel nacional fue un "notición”, sobretodo el desconocimiento de Humberto de las filas priístas, se hizo tranquilamente y con sustento irrevocable en sus estatutos.
A escasas horas de que el presidente nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza, dejó estas tierras coahuilenses, tras asistir al inicio de campaña para la gubernatura de esa entidad, en la ciudad de México hizo oficial el anuncio de la salida del profe Humberto.
¿ Por qué dar en la ciudad de México la decisión del PRI Nacional?: Tiene diferentes motivos, entre ellos no ofender ni lastimar a los coahuilenses por este anuncio y la otra, hacer "ruido” a nivel nacional para recordar que el tricolor no necesita "vejigas para nadar” y que sus triunfos son y serán por la fortaleza del partido.
Humberto Moreira Valdés, sin faltar ninguno de los 38 municipios del estado, como gobernador dejó muy buena impresión, pese a las fuertes acusaciones que estuvieron haciéndose en su contra, particularmente por lo que se ha dado por llamar "megafraude”, pues 35 mil millones de pesos no es cualquier bicoca.
Se la armaron bien y bonito al profe Humberto, pues su expulsión o salida del partido está fundamentada en violaciones a los estatutos del tricolor que son claros, al remarcar que "aquellos que acepten candidaturas de otro partido político dejan de ser parte de nuestro partido”.
Y, es que Beto —como le dice su familia y amigos muy cuates— pretendió mostrar su "músculo” autodeclarándose "invencible” y triunfador yéndose al Partido Joven de Coahuila, por una diputación local, pero lamentablemente le salió "chueca” la flecha.
Se dice que el "pez muere por su propia boca” y es posible que algo parecido le esté ocurriendo al ex dirigente nacional del PRI y ex gobernador coahuilense quien echándole más leña a la hoguera, después de expresar que nadie le ha comunicado de su expulsión dijo que "esa es una decisión de ellos. Yo ando en lo mío y estoy impresionado por la gente que se suma a la campaña del Partido Joven al interior de Coahuila”.
Esta decisión dará mucho de qué hablar, pero principalmente demostrar de "cuál cuero salen más correas”, que es lo mismo "a ver quién es más chingón”.
Además sobran aquellos que interpretan esta decisión a viejo proverbio de "cuando veas las barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar”. 

www.intersip.org
 


Comentarios

El Diario de Coahuila - Todos los derechos reservados. (2005-2016)