Columna Invitada

¿Cuál Bronco?

PEDRO FERRIZ DE CON

¿Cuál Bronco?
Es cierto, se está provocando que la figura independiente viva su peor momento. Aún no comienza el proceso electoral y a los independientes ya se nos somete a una prematura condena antes de acabar de nacer.
Y es lógico que esto pase, porque los verdugos resultan ser los mismos partidos políticos. Grupos de poder interesados en que la ciudadanía sólo esté a la expectativa, en lo que hacen alquimia en asambleas nacionales o acuerdos cupulares de alianzas contra natura.
Todo lo que tocan, se marchita y ahora son los propios partidos quienes buscan independientes para llenar candidaturas, porque saben que aspirantes salidos de sus filas no lograrán la aceptación necesaria para ganar las urnas.
Por eso -sin quererlo- están creando la figura del candidato independiente–dependiente. Ahí están formados Jaime Rodríguez Calderón "El Bronco”, Juan Ramón de la Fuente, Armando Ríos Piter y recientemente José Antonio Meade. Ninguno forma parte de un partido político, pero sí son dependientes de sus grupos de poder.
"El Bronco” se fue hasta las estrellas como una primera figura independiente de nivel considerable. Después mostró su ADN, resultando un usurpador de la figura. 31 años en el PRI no te hacen independiente de la noche a la mañana. La realidad es que llegó inflado desde Los Pinos como solución alternativa ante una candidata priísta desinflada como Ivonne Álvarez o la mediocridad del panista, Jesús Cantú en la elección de 2015.
Al actual gobernador de Nuevo León no se le han visto logros en su gobierno, pero ya se quiere ir. Su naturaleza lo llevó a lucir como un chapulín post moderno y lo ratifica como un aspirante independiente–dependiente del poder. 
Él desgastó la figura que hoy me afano en fortalecer.
Otro esfuerzo de querer acabar con la modalidad INDEPENDIENTE-CIUDADANA es la pasada asamblea nacional del PRI, en donde aprueban abrir los candados para postular a un independiente.
En el aplausómetro se señala a José Antonio Meade, quien efectivamente no es militante tricolor pero sí… dependiente del gobierno. 
¿Qué pasaría si el actual Secretario de Hacienda llegara a ser Presidente y se encuentra un desfalco descomunal en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes? ¿Actuaría conforme a derecho? En la respuesta está su dependencia. 
No olvidar que José Antonio es de los ITAM boys. Los Videgaray, Ríos Piter, Lozoya y otros "notables” del actual fallido sexenio.
Sigue la lista de aspirantes independientes–dependientes como Armando Ríos Piter a la sombra de la izquierda o Juan Ramón de Fuente, que desde hace más de 12 años es asesor y milita en las filas de Andrés Manuel López Obrador.
Es más, ¡el colmo! en el aún no parido Frente Amplio Democrático andan a la caza de un político profesional que no esté afiliado a sus partidos… ¡Un mercenario pues!
Con estas acciones desesperadas, es un hecho que los Candidatos de Partido ya no funcionarán ante el voto de castigo, en lo que buscan engañar con sus políticos alternos llegados del "mundo exterior”.
La figura independiente tiene por primera vez en la historia la oportunidad de contender por la Presidencia de la República. Por eso es fundamental que la encabece un verdadero independiente. Un candidato ciudadano que desconozca la militancia y crea que es posible re inventar a México.
Indispensable estar a la altura de las circunstancias que obligan al cambio. Aquí no sólo está en juego la posibilidad de llegar al poder de los ciudadanos.
Lo trascendente para las elecciones de 2018 es lograr que los mexicanos crezcamos a la altura de nuestra obligación de romper con un sistema que asfixia el futuro e impulsa la inercia de un presente que parece no entender el riesgo que corremos, de no enfrentar al populismo que asecha y a la corrupción que se mueve en la comodidad de un país que ha hecho suyo.

#JuntosporMéxico 
#PoderparaHacer
@PedroFerriz

Comentarios

El Diario de Coahuila - Todos los derechos reservados. (2005-2016)