UN MULA DE SIETE CUARTAS

Dora ELIZABETH MOLINA g.

La que se encuentra feliz de la vida por haber sido absuelta de crímenes tan graves como el desvío de fondos y corrupción, es la profesora Elba Esther Gordillo, quien asegura que en unos días, semanas o un par de meses cuando mucho, brindará una larga conferencia de prensa, donde contará su verdad  y aclarará las dudas que puedan quedar al respecto.
Sí, porque primero tiene que descansar y poner en orden todas sus emociones para después ir por lo suyo, que muchos aseguran debe ser la paz y tranquilidad que da la vida efectivamente en familia. Pero otros más, aseguran que la maestra todavía tiene mucho qué hacer y facturas qué cobrar.
Sobre todo en la dirigencia nacional del SNTE, quienes nunca se vieron muy solidarios con su —entonces— líder, porque tal vez su encarcelamiento y todo lo enredado de su proceso judicial, abrieron la puerta a personas como Juan Díaz, quien ahora funge como presidente de esa organización sindical.
Cargo que Gordillo Morales se inventó, al parecer para ella solita y hoy su sucesor no encuentra ni sabe cómo llenar ese espacio, sobre todo después que a sus compañeros, conocidos, amigos  y militantes les ha quedado muy claro que Juan no es un líder de grandes cambios o compromisos para los maestros.
Pues éstos terminan cuando empiezan las  ambiciones personales, característica que los profes ya saben y conocen, son las prioridades de sus representantes, por lo que la libertad de Elba Esther, no les  ha llenado de regocijo y satisfacción a los subalternos, que en otros tiempos le juraron amor eterno.
Si bien es cierto que los líderes en el SNTE  de hoy, trabajaron al lado de Elba Esther, son aquellos que avanzaron políticamente a paso gigante con la aprehensión de ella , tal vez por eso nunca se inconformaron por las acciones judiciales ejercidas, o trataron de demostrar que el gobierno federal estaba actuando justa o injustamente.
Por lo pronto mucho se especula en una reunión de acercamiento entre Juan Díaz, sus colaboradores más cercanos y Gordillo Morales, para entablar el diálogo que con toda seguridad nada tiene que ver con los avances y beneficios magisteriales, ni tampoco con la lealtad, impunidad o actos de corrupción, pues sabemos que… ya fueron juzgados.
Se sabe tam bién que no hay ni a quién irle, si se tratara escuchar discursos para estar convencidos o poder creer sus buenas y nobles intenciones, pues a los profesores les queda muy claro también que para confiar y sentirse realmente representado y motivado en el ámbito sindical, se requiere un cambio radical, en el cual no cabe ninguno de los mencionados polémicos personajes.
  Por lo pronto de muy buena fuente sé que algunos familiares de  Elba Esther, están más felices que contentos de tener nuevamente en casa a la  maestra, porque dicen que ahora sí van a recuperar lo que es de ellos, ¡claro! Que nadie sabe a qué se refieren  concretamente, pues el sindicato no es un legado o patrimonio familiar.
Pero dicen los que saben del tema que no hay cosa mejor que darle tiempo al tiempo, sobre todo en esta época de cambio optimista, pero en donde todo es incertidumbre todavía, por lo que es muy importante que en el caso del gremio magisterial se pongan súper listos, pidan cuentas y no permitan más oportunistas en su medio.
Correo electrónico: dora_elizabeth_mg@hotmail.com     
Comentarios

El Diario de Coahuila - Todos los derechos reservados. (2005-2016)