MI COLUMNA

Son oportunistas

Carlos Robles Nava

Los mexicanos, aunque se niegue y no se reconozca abiertamente, tenemos la gracia de vivir en un país que nos permite todas las libertades enmarcadas dentro de las leyes.
Una de ellas es nuestra libertad de opinar en el tema que se desee guardando las normativas y respeto al prójimo en general.
El tema que está en boga en Coahuila es la explotación de los hidrocarburos en el subsuelo con el sistema conocido como "fracking”, que ha dado espacio y oportunidad de escuchar la opinión de todo ciudadano que lo desee externar, conozca o no e inclusive repitiendo lo que ya otros dijeron en contra de esa forma de extraer combustible de la profundidad del subsuelo.
Se le achaca al método "fracking” un sinfín de adversidades en perjuicio de las comunidades de las regiones donde se hace ese tipo de exploración.
Sin embargo, la casi totalidad de quienes opinan son neófitos que repiten los comentarios de otros similares y que lo hacen aprovechando la oportunidad de que está abierto el tema para que todo ciudadano dé su opinión personal aunque no esté plenamente enterado de lo que es el sistema o método "fracking”.
El "fracking” fue utilizado decenas de años en el pasado para extraer el gas shale y en esas lejanas épocas sin la actual tecnología que ha avanzado enormemente, se le adjudicó daños severos irreversibles en el subsuelo que ponían en riesgo las condiciones de las profundidades de la tierra en las regiones o áreas en que se hacían esas exploraciones .
En la actualidad los métodos y riesgos han disminuido notablemente; especialistas en la materia y estudiosos del tema tienen la seguridad de que las condiciones actuales en su exploración, no representan ningún problema como en el pasado.
El doctor y ex gobernador coahuilense, don Rogelio Montemayor Seguy, director del Clúster de Energía de Coahuila, ha sido persistente en su convicción de que no tiene ni debe desaprovecharse el potencial de hidrocarburos que tiene México en particular y en el caso específico de Coahuila.
Es un convencido de que hay que aprovechar los recursos del subsuelo y que de ninguna manera se trata de afectar el medio ambiente aplicando las mejores prácticas para su explotación.
El tema "arreció” a partir de que el nuevo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, hizo pública su postura al señalar que no se permitirá el "fracking” sin dar mayores explicaciones ni razonamientos.
Ante el apoyo que dio la actual administración federal para hacer este tipo de exploraciones para extraer el gas shale, se formalizaron millonarios contratos con distintas empresas extranjeras a quienes en el supuesto caso de cancelarse lo convenido significará una pérdida millonaria para el gobierno que esté en turno. Esto, al margen de la oportunidad que se tiene para sacar provecho de los recursos naturales del subsuelo como es concretamente caso que ha servido de tema para un gran número de pseudoambientalistas "oportunistas”. 
www.intersip.org
Comentarios

El Diario de Coahuila - Todos los derechos reservados. (2005-2016)