Una mula de siete cuartas

DORA ELIZABETH MOLINA G.

Una mula de siete cuartas
No es por intrigar, pero dicen los que a diario lo ven, trabajan o platican por los pasillos de palacio, que el gobernador del estado Miguel Riquelme se ha quitado de encima, no precisamente a los funcionarios públicos indeseables que cobran en alguno de los subsistemas educativos y demás de la presente administración y que uno ya no quisiera siguieran cobrando en la nómina estatal, sino unos cuantos y muchos kilos que desde hace tiempo traía demás.
Hay que felicitar al mandatario e  investigar el nombre de su nutrióloga o nutriólogo que le dieron al clavo en el régimen alimenticio que ha puesto a Riquelme como maniquí, lo cual se dice fácil, pero cónsteme que es más difícil que levantarse temprano para escuchar misa los domingos, aunque sea en Semana Santa.
Y hablando de mandatarios, a nivel federal, para no perder la costumbre, gran alboroto se ha armado entre la oposición quien ya ve el nombre de Andrés Manuel López Obrador repetirse en la boleta presidencial del 2021, pues aseguran que con las reformas constitucionales propuestas y apoyadas por Morena y sus aliados relacionada con la revocación de mandato, la cosa se pone peliaguda.
Los supuestos temores del PRI, PAN, PRD y demás, ponen en entredicho una de las promesas de campaña del Ejecutivo, quien dijo y recontra dijo cada que los reporteros se lo preguntaban, que entre sus planes no estaba la reelección, que su mandato duraría los tradicionales seis años constitucionales, porque además no estaba de acuerdo con perpetuarse en el poder.
Desde luego que sus contras ahora dicen que del dicho al hecho hay mucho trecho, porque dentro del Senado y la Cámara de Diputados se están cocinando enmiendas flexibles que permitan avalar el cambio de parecer que pudiera tener en un futuro próximo el presidente más popular que ha tenido este país.
Claro que no toda la oposición piensa así, pues para que la mencionada reforma tuviera los votos necesarios, tres priístas y otros tanto panistas le dieron el sí a Morena, y ahora son mal vistos por sus compañeros de bancada porque mientras la oposición en el Senado se había organizado para rechazar las reformas para revocar el mandato y la consulta popular, ellos le dieron el triunfo con su voto.
Igual que en todos los sexenios que inician, los analistas, comentaristas, politólogos y aquellos que saben de lo que hablan, o cuando menos eso creen ellos, advierten que tanto el Senado como la Cámara de Diputados está compuesta de improvisados, simpatizantes y amigos del gobierno que está en el poder.
Pero que en realidad muchos de ellos nada saben o saben poco del trabajo que se hace en  ambas cámaras y que se han dedicado en el corto tiempo que llevan legislando, a hacer lo que sus antecesores tricolores, blanquiazules y de otros colores, a obedecer órdenes, por medio del ejercicio de falanges favorita de esos recintos.
Lo que hay que  reconocer tanto de la Cámara de Diputados, como en la de Senadores es que hoy como ayer siguen demostrando que al llegar ahí, hasta los más rebeldes, ideólogos, filósofos y libres pensadores se alinean casi de inmediato al sentir y pensar del resto, por lo que cuando uno de ellos diciente de lo dicho o hecho, es noticia nacional.
Pasando a otra cosa y desde estas líneas mandamos un fuerte abrazo a don Eliseo Mendoza Berrueto, ex gobernador él de nuestro querido estado, pues se encuentra internado en uno de los hospitales de la ciudad y hacemos votos porque ya pronto se integre al seno familiar y al de sus amigos que ya lo extrañan. Otro abrazo para Lucila Ruiz, su esposa, quien además es una querida amiga.

Correo electrónico. dora_elizabeth_mg@hotmail.com  
Comentarios

El Diario de Coahuila - Todos los derechos reservados. (2005-2016)