*

‘Nuestra Carta Magna está vigente’

‘Nuestra Carta Magna está vigente’

Gerardo Pérez

Gerardo Pérez

La Constitución de 1917 nos ha dado a los mexicanos la vocación de un estado nacional, identidad y cohesión, pese a algunos "tumbos” como los movimientos de los ferrocarrileros, en 1958, la matanza de Tlatelolco en 1968 o "el halconazo”, en 1971, expuso el abogado Gerardo Pérez.
El experto en Derecho Constitucional se refirió a las bondades de nuestra Carta Magna, por lo que en este Centenario de su promulgación se debe reconocer esa identidad que nos ha dado como mexicanos y que además nos permitirá enfrentar los nuevos retos sociales y políticos.
Puso como ejemplo el caso de España y otras repúblicas de Europa, que fueron disueltas ante la falta de una Constitución con vigor y la cohesión propiciada por un texto normativo, "les faltó un marco legal que vincule y cohesione a las diferentes entidades nacionales, que a veces están en un Estado”.
En el marco del Centenario de la Promulgación de la Constitución de 1917, el abogado constitucionalista sostuvo que nuestra Carta Magna está vigente por el espíritu y las decisiones políticas fundamentales, contenidas en el Artículo 40, nos mantienen como una República, una democracia representativa y federada.

INCLUIDOS
Al respecto, indicó que la Constitución es una declaración política de un Estado. En nuestro caso es una República con un ejercicio de poder temporal, con una democracia en la que se accede al poder por medio de elecciones y por lo tanto es representativa, pese a que ahí se precisa que la soberanía descansa en el pueblo, pero en realidad se ejerce a través de sus representantes electos en las urnas.
En su análisis comentó que todas las constituciones contienen cláusulas conocidas como "de cerrojo”, con las que se trata de garantizar su permanencia y su extensión en el tiempo, a través de mecanismo de control, que prohíben e impiden que asonadas, rebeliones, o levantamientos puedan producir una carga política.
Se refirió a la Constitución de 1857. Era muy buena y liberal, pero no pudo anticipar movimientos importantes, como el de los obreros, que empezaron en Estados Unidos, con el levantamiento de los trabajadores en Chicago, en el año de 1880. luego en 1906, las protestas de los obreros de Cananea y Río Blanco.
En tanto que la Constitución de 1917 incorporó las garantías de educación pública, además de regular la tenencia de la tierra y los derechos de los trabajadores.
Sobre el particular, reconoció la sagacidad de los líderes obreros de ese tiempo, porque sin que la clase trabajadora aportara una cuota de sangre a la Revolución, la Carta Magna incluyó sus derechos.

Escrito por Daniel Valdés

Comentarios

El Diario de Coahuila - Todos los derechos reservados. (2005-2016)