Herencia, vino tinto de excelente calidad

Herencia es el legado de Salinas Aguilera a sus nietos José Carlos Rincón Gallardo Salinas y Enrique Pacheco Salinas, quienes están a cargo de los viñedos, la producción y elaboración de este vino, que llega al mercado con calidad premium.

Herencia, vino tinto de excelente calidad

Especial / EL DIARIO

Herencia, vino tinto de excelente calidad

Especial / EL DIARIO

Especial / EL DIARIO

La ex Hacienda La Soledad, en Parras de la Fuente, fue aprovechada por el médico veterinario Enrique Salinas Aguilera para la crianza de ganado charolais, pero la experiencia de José Milmo en la industria vitivinícola fue clave para cambiar la vocación de esa tierra y ahora ya está en el mercado Herencia, un vino tinto de buena calidad.
Herencia es el legado de Salinas Aguilera a sus nietos José Carlos Rincón Gallardo Salinas y Enrique Pacheco Salinas, quienes están a cargo de los viñedos, la producción y elaboración de este vino, que llega al mercado con calidad premium.
Herencia es una mezcla de cabernet, merlot y syrah, las tres variedades de uva que recomendó el ex director general de Casa Madero, José Milmo a Salinas Aguilera.
Con más de 56 años de experiencia como veterinario y además con reconocimientos a nivel nacional e internacional, Enrique Salinas nunca pensó dedicarse a esta actividad, pero en una visita de Milmo a la ex Hacienda La Soledad para agradecer la ayuda en el ganado y unas plagas en sus viñedos, le llamó la atención la tierra y no dudó en recomendarle cambiar de actividad.
"Esta tierra es de buena calidad, tiene el potencial de producir buen vino, e incluso de mejor calidad que Casa Madero”, fueron las palabras de José Milmo en el año de 2007, y poco tiempo después le obsequió cinco mil parras de las variedades cabernet, merlot y syrah.

 

Un vino completo
El sommelier Marcos Pérez Jaimes calificó a Herencia como un vino completo, redondo, bien equilibrado desde su acidez, sus taninos,  sabores y aromas.
"Es un vino amable, fácil de maridar y degustar solo”.

 

Legado
Ahí empezó la experiencia en la industria vitivinícola de Enrique Salinas, quien vio este reto como la oportunidad de dejar un legado a sus descendientes y el primer producto lo llamó Herencia.
También dio la encomienda a sus nietos José Carlos y Enrique, para hacerse cargo del proyecto. Ambos aprendieron el oficio con base en esfuerzo y trabajo. El primero estudió Administración de Empresas y el segundo es abogado. Ambos se rodearon de expertos y alcanzaron el reto de sacar al mercado un producto de buena calidad.
A José Carlos le sirvieron los estudios en administración, que ahora los aplica en lo agropecuario. Se hace cargo de la producción, el manejo fitosanitario de la planta, para evitar plagas y enfermedades; la aplicación de fertilizantes y en términos generales de todo lo relacionado con la cosecha.
Enrique se preparó en la parte jurídica del manejo de bebidas alcohólicas, en la Comisión para la Industria de Vinos y Licores.
Tiene a su cargo el proceso de elaboración del vino, desde la recepción de la uva, la vendimia, la fermentación, prensado y añejamiento, así como vigilar el cumplimiento de todas las normas de calidad. 
Aunque Herencia es producido con tecnología de punta, no se ha descuidado la parte manual que se requiere.


 

 

Por Daniel Valdes

Comentarios

El Diario de Coahuila - Todos los derechos reservados. (2005-2016)