Construyen contenedor de agua con ecoladrillos

El alemán Andreas Froese, diseñó una técnica que enseña a las personas a convertir las botellas de PET en ladrillos ecológicos.

Como parte de las acciones para conmemorar el Día Mundial del Agua, se llevó a cabo la construcción de un tanque de captaciones de agua de lluvia dentro de Ciudad Universitaria campus Arteaga de la Universidad Autónoma de Coahuila.
Universitarios de diversas escuelas y dependencias se sumaron a la actividad que estuvo asesorada por el alemán Andreas Froese, quien en 2001 inventó la técnica EcoTec Bi4PVS®[1] con el fin de generar un impacto benéfico para el medio ambiente a nivel mundial.
Andreas Froese, diseñó una técnica que enseña a las personas a convertir las botellas de PET en ladrillos ecológicos, convirtiendo los envases en rellenos sanitarios personales de los empaques posconsumo para posteriormente emplearlos como ladrillos para diversas construcciones.
El asesor ambiental destacó que la Universidad Autónoma de Coahuila es la tercera universidad en el mundo que se suma a esta iniciativa, siendo la primera en México en construir un tanque de captación de agua de lluvia dentro de uno de sus campus, convirtiéndola en ejemplo a nivel nacional y mundial.
Desde 1994 ha trabajado en países en desarrollo y cuenta con más de 100 obras en América Latina, Europa Asia y África, aplicando su técnica de construcción de baños secos, casas, escuelas, tanques de captación que permiten el aprovechamiento de agua de lluvia.
AGUA PARA RIEGO
Por su parte, la titular de la Agenda Universitaria Ambiental, Graciela Hernández, destacó que la construcción de tanque permitirá captar agua que será utilizada para el riego de jardines en Ciudad Universitaria, y en un futuro se empleará para dar servicio y mantenimiento a las áreas cercanas al tanque.
Agregó que durante la campaña de recolección de ecoladrillos se tuvo una gran respuesta por parte de la comunidad universitaria, por lo que se busca que el proyecto se replique en las Unidades Torreón y Norte y así contribuir a la mejora del medio ambiente.
En este sentido, expresó que cada ecoladrillo llega a pesar entre 150 y 180 gramos, por lo que, además de evitar que las botellas de plástico contaminen, permite reducir la cantidad de envases posconsumo que iban a dar a los rellenos sanitarios y que ahora tienen una utilidad. 
Asimismo, indicó que se capacitará a miembros de la universidad para replicar la elaboración de los ecoladrillos y de las construcciones con el fin de generar un impacto favorable en la comunidad en todo el estado.
Comentarios

El Diario de Coahuila - Todos los derechos reservados. (2005-2016)