COLONIA SAN RAMÓN

Tranquila y segura

El problema lo causan los propios colonos al dejar basura en predios o casas abandonadas

Tranquila y segura

En la calle 1 de Mayo los colonos usan la banqueta y el predio para dejar despojos de comida. Fotos: Javier Medina / EL DIARIO

Tranquila y segura

Las “pintas” siguen dando mal aspecto. Fotos: Javier Medina / EL DIARIO

Tranquila y segura

Las banquetas resienten el paso de los años. Fotos: Javier Medina / EL DIARIO

Tranquila y segura

La plaza es un foco de inseguridad para los habitantes, por su falta de mantenimiento. Fotos: Javier Medina / EL DIARIO

Tranquila y segura

La calle 21 de Marzo tiene destrozada la banqueta y además está rodeada de hierba crecida. Fotos: Javier Medina / EL DIARIO

Tranquila y segura

Esta es una de las casas abandonadas en la calle Escuela. Fotos: Javier Medina / EL DIARIO

Esta es una de las casas abandonadas en la calle Escuela. Fotos: Javier Medina / EL DIARIO

La colonia San Ramón en Saltillo en años anteriores tuvo una mala fama por los pandilleros que tenía su geografía y porque en su momento fue guarida de los malos.
Hoy su reputación ha variado un poco, pero lo que no puede quitarse es la queja del transporte urbano que circula por sus calles y los conductores jóvenes que circulan a velocidades inmoderadas por las noches.
Don Maurilio Barrientos García, hombre de edad avanzada y con muchos años de vivir en la San Ramón, asegura que su colonia es tranquila, segura y el camión recolector de basura pasa los martes, jueves y sábados a las 21:30 horas.
Sin embargo, un recorrido por la San Ramón permite ver el descuido de sus habitantes en las banquetas, propietarios de viviendas que las abandonaron y que son un factor de riesgo para la seguridad.
En la calle Escuela los colonos sacaron su basura antes del mediodía, es decir, nueve horas antes de que el carro recolector pase por el lugar, lo cual es una violación al reglamento sanitario municipal.
ESTACIONAMIENTO ‘PRIVADO’
Otra violación se observó en la calle 20 de noviembre, en donde el propietario de la casa de la esquina 20 de Noviembre y Escuela, reservó su estacionamiento con piedras, pero sin hacer el pago al Municipio por reservar el espacio.
En la calle Escuela, muy cerca de una institución educativa se tiene una casa abandonada, con escombro y basura en su frente, pero, también con maleza crecida y desechos humanos y perrunos en el lugar. Es un foco de inseguridad para los estudiantes que por esa calle transitan.
En la calle 1 de Mayo se tiene otra casa abandonada en donde los colonos acuden a tirar su basura y desperdicios de alimentos, lo que ocasiona fétidos olores y un aspecto nada higiénico.
Adentrándose más en la colonia se llega a la calle 8 de Mayo, en donde una plaza pública ha sido abandonada y ahí, la responsabilidad del Municipio no se ha visto porque los árboles y la maleza invaden el predio haciendo el lugar inseguro.

 

 

Por Javier Medina Pastén

Comentarios

El Diario de Coahuila - Todos los derechos reservados. (2005-2016)