*

SE QUEJAN LOS PAPÁS

Detienen a jóvenes con fines recaudatorios

El Safari funcionaba en la clandestinidad, pues al parecer tenía un permiso de alcoholes apócrifo

Detienen a jóvenes con fines recaudatorios

Los jóvenes el sábado por la noche escenificaron una batalla campal contra policías municipales.

Detienen a jóvenes con fines recaudatorios

Hasta cinco horas tardaron padres de familia para obtener la libertad de sus hijos.

Hasta cinco horas tardaron padres de familia para obtener la libertad de sus hijos.

Alrededor de cinco horas demoró la espera para dialogar con el juez calificador, luego otra media hora para pagar la multa de 800 pesos en promedio, fue lo que vivieron decenas de padres de familia en la Dirección de Seguridad Pública Municipal para obtener la libertad de su hijo o hija, involucrados en la gresca en la zona centro el sábado por la noche.
Así lo manifestó la mayoría de los tutores que acudieron a la comandancia en Pérez Treviño para tratar de sacar de la cárcel a sus hijos, involucrados en los hechos escenificados en el salón Safari.

CONTRADICCIÓN
No obstante las versiones se contradicen, pues mientras los elementos afirman que acudieron a brindar una atención y tratar de imponer el orden en una batalla campal dentro del local, los jóvenes —una vez fuera de la cárcel— afirmaron que los uniformados llegaron a reventar el baile que celebraban en forma pacífica.
Un padre, quien buscaba a su hijo en las listas y pidió el anonimato, comentó que se trató de una fiesta de jovencitos, que "los policías llegaron cuando estaba más lleno e intentaron entrar porque verificaban un reporte que dentro había menores consumiendo bebidas alcohólicas, los muchachos no los dejaron, cerraron puertas, comenzó la discusión y se convirtió en una batalla campal que se extendió hasta la calle Aldama”.
Luego de asegurar que los jóvenes se quejaron que los policías llegaron al local e iniciaron la bronca, una madre de familia se quejó de que "curiosamente la policía aprovechó la acción como medida recaudatoria, para reventar el baile y aprovechando que la puerta principal era la única salida por Aldama, cerró el local y conforme salieron los jovencitos los atraparon para llevárselos detenidos”.
Si le echas cuentas, comentó al fin un progenitor, "hablan de 300 detenidos, cada uno por salir deberá pagar en promedio 800 pesos, pues es un dineral, fue injusta y recaudatoria la medida, definitivamente”.

APÓCRIFO
De acuerdo con versiones de padres de familia El Safari funcionaba en la clandestinidad, pues al parecer tenía un permiso de alcoholes apócrifo.
Lo anterior se desprendió de un sondeo entre los mismos papás que ayer intentaban sacar de la cárcel a sus hijos o conocidos, así como una investigación emprendida por este medio de comunicación entre fuentes municipales y negocios aledaños al supuesto salón de bailes.
Inclusive la versión fue corroborada por elementos que, bajo el anonimato, atendieron el llamado de alerta; mientras que algunos jovencitos cuestionados mencionaron que no era la primera vez que se celebraba una fiesta en dicho local, pues entre semana funcionaba como plaza de venta de ropa de segunda.

Escrito por Miguel Villarello

Comentarios

El Diario de Coahuila - Todos los derechos reservados. (2005-2016)