*

“¡Vamos a la resistencia civil pacífica!”: padre Solalinde en marcha antigasolinazo

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- Alrededor de la una de la tarde, cientos de personas marcharon este sábado para dar inicio a la jornada nacional contra el gasolinazo, es decir, en protesta contra el alza en el precio de la gasolina, el gas y la privatización de la energía eléctrica.

Sin banderas de partidos políticos ni de sindicatos, los ciudadanos caminaron desde el Ángel de la Independencia al zócalo capitalino, coreando: ¡Fuera Peña Nieto! ¡Qué se vayan todos!

 

Se congregaron en el Ángel a las 12:00 horas, y una hora más tarde comenzaron a caminar. Al frente del contingente principal, junto al padre Alejandro Solalinde, iban los representantes de las organizaciones de la sociedad civil y de la Unión Nacional de Técnicos y Profesionistas Petroleros (Untypp), que el jueves 5 de enero se reunieron en el Monumento a la Revolución para formar la Coordinadora Metropolitana.

 

En entrevista, el padre Solalinde señaló: ¡Vamos a la resistencia civil pacífica porque es nuestros derecho! Consideró que es necesaria una nueva independencia de México, por la vía pacífica y con la organización de la gente porque sólo así se han logrado grandes cambios históricos.

Además, rechazó que la sociedad civil organizada sea la causante de los saqueos a establecimientos comerciales y culpó al gobierno de éstas, "para intimidar, para infundir miedo, para confundir a la gente”, pero lo que él responde, dijo, es que "al gobierno no le van a servir estas estrategia de hacer estos actos vandálicos”.

En su opinión, los hechos vandálicos son "una firma priista, pero desde el primer día del 2012 se dio esto y ya sabemos que lo hace el PRI. Es una estrategia de Estado, ya lo sabemos. Entonces invitar a la gente para que no caiga en provocaciones”, pidió.

Comentó que no le extrañaría ver a un grupo de encapuchados "de parte nuestra para hacer actos vandálicos”, añadió.

Así, indicó que desde este momento los denuncia, desautoriza y rechaza porque no es con violencia como se lograrán los cambios. Éstos sólo se lograrán, reiteró, con la organización de la gente.

"Primero que la gente tome conciencia, después que se organice. Vamos a generar una organización, una estrategia de coordinación nacional capaz de exigir los derechos. Nosotros vamos por los derechos humanos pero si vamos por un cambio, una desobediencia civil, sí vamos, porque es un derecho de nosotros cuando tenemos un mal gobierno como el que tenemos”, afirmó.

Respecto a las palabras de Enrique Peña Nieto a la nación comentó que lo lee porque tiene que hacerlo pero le dan lástima sus palabras porque "es una persona que no sabe ni lo que está diciendo. Los mensajes que está diciendo, los dice desprendidos completamente del pueblo. Esas palabras que dice no las hace sintiendo a su pueblo porque no le ha importado nada la gente, a él lo que le importa es la macroeconomía, el capital financiero, Estados Unidos, por eso puso como cara de México a Luis Videgaray, quien va a quedar bien con Donald Trump, mientras que acá en México no tiene ningún intermediario”, añadió.

Cuestionó a Peña porque no tiene a ningún funcionario "con autoridad moral para hablar con todos los sectores de México, porque no tiene autoridad moral, no tiene credibilidad, es un Estado en la lona”, dijo.

Ante la pregunta presidencial de "¿qué hubieran hecho los mexicanos en su situación”?, el padre Solalinde respondió: "hubiéramos hecho mejor las cosas que él, sin duda, porque en México hay jóvenes talentosos, hay mujeres talentosas. Yo digo, lo he reiterado, si a México en lugar de que lo organicen estos corruptos o políticos, viejos malosos, reciclados que nada más buscan la oportunidad para enriquecerse, dejaran que organicen los jóvenes, que organicen las mujeres, tendríamos otro México”, resaltó.

Antes de iniciar la marcha al Zócalo, el padre Solalinde dirigió unas palabras al contingente: "Tenemos la oportunidad de la vida para hacer no una marcha más, sino una marcha mejor que sea como un medio para que nos lleve a cosas concretas como una coordinación nacional ciudadana, un México unido, no disperso ni mucho menos confrontado. El mal gobierno ha apostado a dividirnos, a paralizarnos con el miedo. No queremos ser esclavos. Necesitamos una nueva independencia de los poderes fácticos y del mal gobierno que han traicionado a su pueblo”.

Invitó al pueblo a "perder el miedo. No es tiempo de tener miedo. Tenemos que hacer un México para todos”, pidió, luego se colocó en el brazo izquierdo, igual que otros representantes de organizaciones ciudadanas, un listón con los colores de la bandera Mexicana y empezaron a marchar.

Un camión de la Asamblea de Barrios fue usado para abrir paso para la marcha, tenía el sonido desde donde algunas personas gritaban consignas y otros referían su malestar ante los gasolinazos "¡Qué se vayan todos!”.

La marcha circuló por Paseo de la Reforma hacia Avenida Juárez, donde decenas de personas intentaron desviarla del Zócalo para llevarla a Los Pinos. Sin embargo, no hicieron caso. Llegaron al Eje Central y entraron por la Calle 5 de Mayo, caminaron por un costado de la Catedral Metropolitana hasta la esquina De la Avenida Pino Suárez y Plaza de la Constitución, donde se instaló un templete que les prestó el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME).

La jornada nacional contra los gasolinazos se extenderá hasta el lunes con la marcha del Ángel al Zócalo a las 4 de la tarde, y tendrán otras actividades.

Al terminar realizaron su asamblea en el local de la sección 9 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

La seguridad de la marcha fue encargo de policías de tránsito. No hubo presencia de policías capitalinos o federales. No obstante, sí les dieron permiso de llegar a Palacio Nacional para realizar su mitin, pese a que está la pista de hielo.

Escrito por AGENCIAS

Comentarios

El Diario de Coahuila - Todos los derechos reservados. (2005-2016)