*

X

Atentados del #Narcoterrorismo en #México

Adoptan cárteles mexicanos prácticas #terroristas y se vinculan con grupos de África y Medio Oriente. #JohnKelly y #RexTillerson, secretarios de Estado de la Unión Americana deberán abordar tema con #EPN


 
Infografía: Verónica Martínez
 
 
Especial 

Reconocer la existencia del narcoterrorismo en México es un tema rechazado por el Gobierno mexicano y más recibir ayuda externa para combatir al crimen organizado que adoptó las prácticas de grupos terroristas de Oriente Medio para infundir terror en la población mexicana.
Este día en México está Rex Tillerson, secretario de Estado y John Kelly, secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, quienes traen en la agenda diplomática el tema de la seguridad y la coincidencia entre la Unión Americana y la república mexicana: el riesgo del crimen organizado mexicano con prácticas terroristas.
Atentados con coche bomba, balaceras con atribuciones, desmembramiento de integrantes de grupos contrarios y activistas, uso de armas de alto poder destructivo y ataques a las fuerzas armadas describen actividades de un grupo terrorista, pero que ahora son prácticas usuales entre los cárteles mexicanos.
El narcoterrorismo en México se ha instalado y Rex Tillerson y John Kelly deben tenerlo en su agenda de seguridad binacional en un momento en donde la relación bilaterial está en su punto más tenso.
Dejaron sus códigos de la vieja escuela narco y degeneraron en métodos empleados por los grupos terroristas como las FARC, con coches bomba, atentados contra quienes no comulgan con ellos o evidencian el actuar ilegal, usan granadas de fragmentación para atacar medios de comunicación y callar la realidad de un México bárbaro.
Un informe de la DEA ubica al Cártel de Sinaloa como una de las organizaciones criminales que surten de droga a grupos islamistas del occidente africano, quienes al revenderla obtienen ganancias que ponen al servicio de sus causas, publicó la revista Proceso.
En el informe, la agencia antidrogas estadounidense, aunque no lo hace explícitamente, coloca a la organización encabezada por "El Mayo” Zambada como uno de los "patrocinadores” de grupos terroristas como Hezbolá y Al Qaeda.
El informe de 77 páginas, al cual tuvo acceso Proceso, señala indirectamente al Cártel de Sinaloa como uno de los grupos que financian a los terroristas que operan en el oeste africano.
"Los nexos entre el tráfico de drogas y el terrorismo (narcoterrorismo) siguen creciendo y no es una tendencia nueva. El narcoterrorismo puede ser ampliamente definido como el solapamiento de las actividades del tráfico de drogas y el terrorismo”, sostiene el reporte de la DEA Combatiendo al crimen organizado trasnacional.
Elaborado por el Centro de Operaciones contra el Narcoterrorismo (CNOC) de la División de Operaciones Especiales de la DEA (entidad creada después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001), el reporte afirma que grupos terroristas del oeste africano utilizan las ganancias de la venta de drogas que adquieren de colombianos y mexicanos para financiar sus "proyectos de terror”.
"Las franquicias del terrorismo dedicadas al narcotráfico llevan a cabo actividades criminales alternativas para obtener más recursos: lavan dinero, secuestran, extorsionan y contrabandean”, puntualiza el reporte de la DEA.
Aunque el Gobierno de Estados Unidos no tiene catalogado al Cártel de Sinaloa como una agrupación narcoterrorista, en el informe del CNOC se resalta el hecho de que de los 51 grupos terroristas identificados en el mundo por el Departamento de Estado, la DEA ubica a 20 como organizaciones asociadas con el narcotráfico colombiano y con el mexicano.
De entre esos 20 grupos la DEA destaca a dos: Al Qaeda en el Magreb islámico (AQIM) y a Hezbolá en Líbano.
"Controla la región del Sahel en el oeste de África, incluidas las rutas del trasiego de drogas que cruzan a todos los países de esta área”, matiza el reporte en el caso de AQIM.
Respecto a Hezbolá, apunta: "Está involucrado de manera significativa en el tráfico de cocaína y el lavado de dinero entre Sudamérica, el oeste de África, Europa y el Medio Oriente”.
El fenómeno de la participación del Cártel de Sinaloa en el mercado de las drogas del oeste africano, según la DEA, se debe al declive del consumo de cocaína en Estados Unidos y a la caída del precio de esta droga en ese mercado, "mientras en Europa, Medio Oriente y África la cocaína sigue subiendo de precio y cada vez se hace más popular entre la población de esta región del mundo”.
El reporte del CNOC indica que el Cártel de Sinaloa inició sus operaciones en el oeste de África hace más de 10 años. La DEA refiere que los primeros facilitadores sombra que enlistó ese grupo de la mafia mexicana fueron varios líderes de la FARC y ex integrantes del Cártel de Medellín, expuso Proceso en su publicación.
"El posicionamiento que tiene el Cártel de Sinaloa a escala mundial en el tráfico de drogas lo convirtió en el socio ideal del terrorismo en el oeste de África y eso lo aprovecharon los facilitadores sombra y los propios líderes de la organización criminal mexicana, como ‘El Azul’, ‘El Chapo’ (Joaquín Guzmán Loera) ‘El Mayo’ Zambada y otros más”, agrega el agente de la DEA.
El informe de la División de Operaciones Especiales de la DEA explica que "Los Turkos” —cuya base se ubica en el estado de Carabobo— se encargan de sacar cocaína colombiana y la perteneciente al Cártel de Sinaloa desde esta región venezolana para destinarla a los mercados de Europa, Medio Oriente y el oeste de África.
La DEA sostiene que en sus investigaciones contra grupos narcoterroristas descubrió que "Los Turkos” tienen muy buena relación con Hezbolá, agrupación para la cual lavan dinero procedente de la venta de armas.
La agencia The Associated Press y el sitio www.actualidad.rt hicieron pública una entrevista del ex oficial de operaciones encubiertas de la CIA, Mike Baker, quien aseguró en una entrevista que hay "mucha comunicación” entre el Estado Islámico y los cárteles mexicanos del narcotráfico.

NEGOCIO DE PROVECHO
Baker señaló que el Estado Islámico conoce perfectamente la falta de seguridad existente en la frontera de EU con México y sugirió que podrían cruzarla con la ayuda de cárteles mexicanos del narcotráfico.
Además, aseguró que durante los últimos años la inteligencia estadounidense ha recogido datos sobre Al Qaeda y "sus esfuerzos” para "coordinarse con grupos como, por ejemplo, los cárteles mexicanos”.
"Los cárteles son un negocio y si hay un flujo de ingresos que pueden aprovechar, entonces lo harán. Los extremistas lo saben. Al Qaeda lo sabía”, aseveró Baker.

ADVIERTE FMI
La violencia generada y provocada por los cárteles del narcotráfico, así como sus lazos con organizaciones extranjeras, consideradas en algunos casos como grupos terroristas, son una amenaza para la seguridad y la estabilidad nacional de México, advierte el Fondo Monetario Internacional (FMI).
"El tráfico de drogas y la escalada de violencia relacionada con el narcotráfico es vista como una amenaza para la estabilidad y seguridad nacional de México”, sentencia el FMI en un reporte titulado "México: Reporte de Evaluación Detallada sobre Lavado de Dinero y Combate al Financiamiento del Terrorismo”, fechado el 11 de septiembre de 2008 y que fue difundido en Washington, DC.
"Las organizaciones del tráfico de drogas han estado utilizando tácticas que incluyen la intimidación y asesinato de agentes de la aplicación de la ley, y de periodistas; y se cree que tienen lazos de operación con otros grupos criminales considerados por otros países como organizaciones terroristas, tal es el caso de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionaras de Colombia)”, enfatiza el reporte en el inciso número 61 de los puntos clave definidos en la investigación descrita en 467 páginas.
Por su relación con grupos terroristas extranjeros como las FARC, los narcotraficantes, en algún momento, podrían "con sus actividades criminales borrar las líneas entre los que se considera únicamente como actividad criminal y las actividades terroristas definidas bajo la Convención de las Naciones Unidas sobre el Financiamiento del Terrorismo”, destaca el reporte que forma parte de los trabajos e investigaciones que lleva a cabo el FMI para la Observancia de Estándares y Códigos del Combate al Lavado de Dinero
La realidad del poderío que han alcanzado el narcotráfico y el crimen organizado en México, según el FMI se puede palpar "por el poder económico que tienen”, que además les ayuda a "continuar operando y minimizando al gobierno y a las autoridades”.
Contrario a lo que públicamente declaró en su momento el gobierno de Felipe Calderón, el amplísimo reporte o investigación del FMI añade que "las autoridades perciben que la amenaza del financiamiento del terrorismo en México se genera primeramente por los métodos terroristas respaldados por el crimen organizado, y por la proximidad y relación cercana con otros países que enfrentan amenazas terroristas”.
Entre las varias causas que contribuyen al fracaso de la investigación al lavado de dinero por el gobierno de Calderón, en su momento el FMI destacó, se identifica a la "insuficiencia de recursos” para las unidades de investigación.
 "En este contexto, México es vulnerable al lavado de dinero asociado con la producción, tráfico y consumo de drogas ilícitas. La complejidad del lavado de dinero en México se ha incrementado conforme a la expansión e influencia de las organizaciones criminales, y al desarrollo de nuevos métodos para lavar fondos ilícitos, incluido el que se ha realizado por medio de sus lazos con grupos criminales basados en otros países”, añade.
Finalmente, el FMI le recomienda al Gobierno mexicano acudir y buscar ayuda internacional para combatir adecuadamente el lavado de dinero, porque es una forma de financiar actividades terroristas.
El periodista Alberto Cruz expuso que la posibilidad de que cárteles mexicanos y el EI puedan tener una relación y estén en contacto o simplemente ya estén operando en conjunto es totalmente sostenible. De hecho, la noticia de que el Cártel de Sinaloa es "patrocinador” de grupos como Hezbolá o Al Qaeda sostiene que por conducto de contactos colombianos se les vende droga a los grupos terroristas...
Se ha especulado, no una vez, sino varias, que grupos extremistas islámicos operan en México, específicamente en la frontera con los Estados Unidos, con el fin de perpetrar un ataque terrorista en esta nación. Sin embargo, las instancias de seguridad de ambos países han negado que existan células del Estado Islámico (EI) dentro de tierras mexicanas, incluso han asegurado que existen fuertes medidas de seguridad en esta frontera.
Y, en contraparte, ¿qué busca el EI?
A grosso modo, en Medio Oriente esta organización busca imponer un califato para todos los musulmanes. Así que atentan contra la democracia, contra la libertad de religión, utilizan medios poco ortodoxos para llevar su idea a la práctica: asesinatos masivos, decapitaciones (de periodistas, civiles, cristianos), utilizan coches bomba, ataques de comandos con armas largas contra poblaciones civiles, con el único fin de inspirar miedo entre la población como hacen los cárteles mexicanos.
En este punto es donde comienza la analogía con los cárteles mexicanos. Sí, en México también hay asesinatos masivos, decapitaciones, comandos armados que intimidan a cualquiera que los ve, atentados contra la democracia y la libertad de expresión, extorsiones a la población con el objetivo de intimidar. Ambos grupos reclutan, secuestran a jóvenes de diferentes países, dan trabajo a los sectores más empobrecidos y, posiblemente lo más aterrador, se han infiltrado dentro de los gobiernos.
EU, FACTOR DETERMINANTE EN EL CRECIMIENTO DEL EI Y EL NARCO MEXICANO
Los movimientos militares tanto en México como en Medio Oriente por parte de los Estados Unidos han hecho que estos grupos se empoderen más. ¿Cuál sería la razón de este fenómeno? Al militarizarse la policía estadounidense en la frontera con el país, obligó de manera automática a que los elementos del crimen organizado se prepararan mejor. Ex militares o ex agentes de seguridad, tanto de México como de los Estados Unidos, desertores de la justicia, entrenan a sicarios con el objetivo de no representar una baja ante la fuerza militar. En Medio Oriente sucedió de forma similar: la llegada de tropas norteamericanas hizo que grupos armados se organizaran tal como surgiera el EI que se creó para combatir a la intervención de los Estados Unidos. ISIS, como antes era llamado el EI, reclutó jóvenes de clases empobrecidas para entrenarlos y unirlos a sus filas, haciendo con esto que el grupo creciera y se expandiera a otros territorios.
La posibilidad de que estas organizaciones (cárteles mexicanos y EI) puedan tener una relación, estén en contacto o simplemente ya estén operando en conjunto es totalmente sostenible. De hecho, la noticia de que el Cártel de Sinaloa es "patrocinador” de grupos como Hezbolá o Al Qaeda sostiene que por conducto de contactos colombianos se les vende droga a los grupos terroristas para que éstos a su vez la revendan en Europa, África y Medio Oriente para financiar sus proyectos. Este financiamiento no es otra cosa que la compra de armas, problema que los capos de la droga lo tienen resuelto al conseguirlas en los Estados Unidos.
La DEA (Drug Enforcement Administration), el departamento gubernamental estadounidense de control de drogas, menciona que la unión de estos grupos podría generar el "narcoterrorismo”. Hay investigadores que piensan que el narco mexicano puede ser más perjudicial que el EI, así que siguiendo esa línea, una alianza entre estos grupos extremistas podría ser terrible.
Así como no se puede englobar por igual a los grupos islámicos tampoco se debe generalizar al narco mexicano. Según datos de la Procuraduría General de la República, se han contabilizado 9 cárteles operando en 23 estados del país. En México, la guerra entre narcotraficantes ha estado presente desde el nacimiento de los primeros cárteles, posiblemente la rivalidad más conocida entre grupos criminales sea la de los hermanos Beltrán Leyva en alianza con el grupo de Los Zetas en contra de los cárteles unidos: el Cártel del Golfo, el Cártel de Sinaloa y La Familia Michoacana.
La peligrosidad de cada grupo dependerá de la perspectiva con que se analice el tema, si los terroristas islámicos son peores que los narcos mexicanos o al revés, ¿quiénes matan más civiles? ¿Qué propósitos "defienden” o por qué medios se mueven? La realidad es que son producto de un retroceso, perpetuan la violencia extrema, dañan los tejidos sociales, están en constante crecimiento pese a las medidas tomadas por los gobiernos y cada vez se vuelven más despiadados en sus acciones violentas.
‘LA BARBIE’, EL PADRE DEL NARCOTERRORISMO EN MÉXICO
"La Barbie” cruzó la línea al videograbar y difundir la ejecución de integrantes de Los Zetas, su idea era aterrorizar a sus enemigos y a todos aquellos que vieran el video, porque a partir de ahí, la sociedad sabía de qué era capaz y hasta dónde podía llegar.
El sitio narcotraficoenmexico.com hizo su análisis y bautizó al criminal como el padre del narcoterrorismo en México, y lo definieron así por sus acciones violentas y hechas públicas a través de video.
Baste recordar la videofilmación en donde hoy se sabe que la voz que interroga es la de Edgar Valdez Villarreal, "La Barbie”, que estaría presente por mucho tiempo en los medios de comunicación y que, aterrorizados, advertían que con ese interrogatorio videograbado el crimen organizado había rebasado una peligrosa línea.
La imagen pertenece a un video grabado en mayo de 2005 y los cuatros hombres sometidos al interrogatorio eran miembros de la banda de "Los Zetas” secuestrados en Acapulco por la banda rival, el Cártel de Sinaloa.
Unos segundos antes de terminar el video, la toma se acerca a uno de los sujetos, al tiempo que el cañón de una escuadra se asoma desde el lado derecho de la imagen y dispara sobre su sien. El hombre se desvanece muy lentamente hacia atrás, mientras la cámara hace acercamientos detallados al rostro del ejecutado mostrando cómo sus ojos se van desorbitando y un hilo de sangre baja por su cuello. Corte y la imagen queda en negros. El mensaje estaba claro.
"La Barbie” mandó la grabación por correo a periódicos estadounidenses y fue el Dallas Morning News quien la publicó censurada unos meses después. La noticia trascendió hasta los principales noticieros mexicanos, donde el video íntegro y sin censura fue mostrado con horror.
Era la primera vez que un video de esas características se mostraba en México y, con ello, inició una nueva época para el crimen organizado: el narcoterrorismo.
Atrás quedaban las ejecuciones "limpias”, los pistoleros discretos, y el respeto a la familia. Los códigos de violencia que por décadas habían prevalecido en el narcotráfico mexicano tendrían que reescribirse.
El 2 de agosto de 2005, una célula de sicarios del Cártel de Sinaloa detonó 2 granadas de fragmentación en un palenque atestado de gente en Tonalá, Jalisco.
Se trataba del primer atentado conocido en el país en que un grupo del narcotráfico detonaba granadas en un lugar público. Aunque nunca hubo una confirmación oficial, diversas fuentes aseguran que tanto "La Barbie”, como Lucio Martínez Manríquez, "El Sol” fueron los responsables del atentado.
 
Escrito por Especial
Comentarios

El Diario de Coahuila - Todos los derechos reservados. (2005-2016)