*

ESTRATeGIA DE LA DEFENSA

Yarrington será declarado ‘perseguido político’

Argumentarán que las acusaciones en contra de su cliente están viciadas por procedimientos opacos e incorrectos, basados en testigos no creíbles

Yarrington será declarado ‘perseguido político’

El exgobernador tamaulipeco Tomás Yarrington se presenta en audiencia ante el tribunal de Florencia el próximo martes.

El exgobernador tamaulipeco Tomás Yarrington se presenta en audiencia ante el tribunal de Florencia el próximo martes.

ROMA (Apro).- Este martes 18, cuando el ex gobernador tamaulipeco Tomás Yarrington se presente en audiencia ante el tribunal de Florencia que decidirá sobre su extradición a México o a Estados Unidos, sus abogados aplicarán la estrategia de defensa que ya tienen clara: argumentarán que su cliente es un perseguido político y que las acusaciones en su contra están viciadas por procedimientos opacos e incorrectos, basados en testigos no creíbles.
Tres abogados defenderán a Yarrington: el profesor universitario Luca Marafioti y su asistente, Laura Innocenti, y el estadounidense Joel Androphy. Los primeros dos, que tomaron el caso desde que las autoridades italianas convalidaron la detención de Yarrington, son el núcleo duro que trabajó en preparar la defensa del ex gobernador y los encargados de presentarse ante los jueces de la Sección Primera Penal de la Corte de Apelaciones de Florencia.
El tercero es un penalista de Houston que fue la primera persona que el ex gobernador mexicano pidió contactar luego de que la policía lo detuvo en Italia. Androphy, quien ha seguido el caso desde Estados Unidos, viajó a Florencia la primera semana de julio para seguir el juicio de cerca. 
"Sí, se puso en contacto conmigo poco después de ser detenido (…) Luego, la familia contactó con Luca (Marafioti) y yo he continuado participando en su defensa en lo que respecta a las acusaciones en Estados Unidos. Mayoritariamente, he mantenido el contacto con Tomás, el hijo (de Yarrington)”, explica Androphy a Proceso.
Por la defensa, aunque en un rol secundario, ha permanecido asimismo Cristina Moschini, la abogada de oficio que lo defendió inmediatamente después de su arresto. 
Otros abogados mexicanos también han aportado elementos y, según Androphy, se reunieron en México hace unos dos meses con Marafioti, para intercambiar información sobre el caso. Todo ello, en vista de la audiencia en Italia, en la que los defensores de Yarrington presentarán sus argumentos ante un colegio integrado por tres jueces italianos encabezados —salvo contratiempos de último momento— por Salvatore Giardina, un sexagenario con experiencia en casos de mafiosos italianos.
LA ESTRATEGIA DE LA NEGACIÓN 
Ante ese colegio, la estrategia de Marafioti, profesor universitario romano conocido también por su actividad de conferencista, será la de negar la mayor parte de las acusaciones. 
"Iremos a la audiencia y daremos batalla. Pues es todo absurdo en estas acusaciones (…) La idea que uno se puede hacer es que Yarrington está relacionado con el narcotráfico, pero en estos papeles (de las solicitudes de extradición) no hay nada, cero. Lo demás son charlas de café (…) Por eso hablaremos de la cuestión de la persecución política durante todo el procedimiento de extradición”, dice Marafioti a Proceso. 
–¿Dirán quiénes están persiguiendo a Yarrington? ¿Darán nombres concretos? –se le pregunta.
–Eso, en todo caso, lo dirá Yarrington en sus declaraciones al tribunal. 
Marafioti sostiene que tanto en la solicitud de extradición de México como en la de Estados Unidos, las acusaciones son genéricas, no circunstanciadas, y faltan pruebas para alegar los indicios de grave culpabilidad. 
Pone un ejemplo: "En 40 páginas de declaraciones, ante la pregunta de cuál era la conducta reprobable de Yarrington, se responde que el gobernador no intervenía (contra los cárteles) y no se indican fechas, eventos, circunstancias y lugares”. 
De acuerdo con este abogado, ninguno de los testigos que se han presentado son confiables. "En relación con Geraldín, Rufino, Pitufo, Ángeles, Óscar y Pedro, nosotros hemos documentado, con tablas y punto por punto, refiriéndonos a cada uno de estos personajes, por qué no son confiables”, dice el abogado, en referencia a los nombres ficticios con los cuales se conoce a los individuos que han atestiguado, según informaciones filtradas, contra Yarrington. 
"Hay testimonios que se contradicen, que no ha sido contrastados, de personas que dicen que otros les dijeron (…) de testigos que atestiguaron en procedimientos que fueron archivados o desmentidos”, añade al puntualizar que ambas solicitudes de extradición son similares. 
En el sumario NO.B12-435-S1 de la Corte del Distrito Sur de Texas-División Brownsville, se acusa a Yarrington de haber recibido sobornos durante sus seis años de mandato (1999 a 2005). Y posteriormente, desde finales de 2007 hasta 2009, de haber "pactado con representantes del Cártel del Golfo y el cártel de los Beltrán Leyva el acceso sin impedimentos de cuantiosas cargas de cocaína al puerto de Veracruz, en México, a cambio de un porcentaje por cada carga”. 
Por su parte Androphy, del bufete Berg & Androphy y quien conoce bien las acusaciones contra Yarrington –asumió su defensa desde poco antes de que el exgobernador fuera acusado por la Corte del Distrito Sur de Texas-División Brownsville, en mayo de 2013–, señala que en su opinión uno de los mayores vicios de la acusación estadounidense es que los testigos que ha permitido la incriminación de su cliente no son creíbles. 
"La acusación de Estados Unidos se basa en testigos que no son creíbles y no están diciendo la verdad. (…) Fueron amenazados y torturados para obtener sus testimonios. Todo eso lo debe entender la Corte italiana”, sostiene Androphy, quien además afirma conocer los verdaderos nombres de algunos de estos testigos.
El abogado hace hincapié en que la sanción que purgaría en Estados Unidos es más dura que la que podría tener en Italia: de 20 años de prisión a cadena perpetua. "Y no se prevén descuentos por buena conducta”, acota. Esto puede tener un efecto en la decisión de los jueces, pues la legislación italiana se inclina por autorizar las extradiciones sólo si los acusados no se enfrentan a castigos excesivamente rígidos y se respetan los derechos humanos. 
A su vez Marafioti sostiene que, por lo que concierne a algunos delitos de los que está acusado Yarrington, falta el requisito de la "doble incriminación”. 
Este principio, propio de las legislaciones sobre la extradición, implica que el delito por el que se reclama esté tipificado de la misma manera tanto en el país otorgante como en el país peticionario. El abogado señala que ese requisito no se cumple en el caso de la acusación de delito de fraude bancario que se le imputa en Estados Unidos, ya que en Italia es un delito menor.


 

Comentarios

El Diario de Coahuila - Todos los derechos reservados. (2005-2016)