"Lo que sea, con tal de que los alumnos lean"

miércoles, 15 de mayo de 2019 · 06:23
CIUDAD DE MÉXICO, mayo 15 (EL UNIVERSAL).- A un año de jubilarse, el profesor Pedro Ramírez Vázquez recuerda que siempre quiso ser maestro. Para él, lo más importante es mostrarles a sus alumnos de la telesecundaria "Benito Juárez" en Naucalpan, Estado de México, que hay mucho mundo lejos de la polvareda, los asaltos y la falta de servicios a las que se enfrentan todos los días.
Para él, en 38 años de carrera, sus alumnos han sido su principal impulso: "Los alumnos son todo. Uno está equivocado si cree que les va a enseñar. Está uno aprendiendo de ellos todos los días. Lo más importante es eso. Lo que hacemos es para ellos. Si yo me jubilo, no me voy a llevar una banca o el pizarrón. Todo es para ellos", dice.
En su salón de clases, de paredes verdes, muestra orgulloso la biblioteca escolar y las obras con las cuales sus alumnos han aprendido a amar la lectura: "La revolucioncita mexicana", de RIUS; "Drácula", de Bram Stoker, y "El perfume", de Patrick Süskind, con esta última lectura no está muy contento porque piensa que no es acorde a la edad de sus alumnos, pero reconoce que "vieron la película y les gustó mucho el libro. Lo que sea, con tal de que lean".
Entre sus grandes tristezas, está lo que les pasa a sus alumnos. Hoy, por ejemplo, toma un folder azul, lo abre y cuidadosamente saca una hoja que pone sobre su escritorio: es la alerta ámber para localizar a Moisés, uno de sus estudiantes de tercer grado de secundaria. El adolescente, de 14 años de edad, estuvo desaparecido durante dos semanas; sus padres lo encontraron y luego lo internaron en una "granja" para tratar las adicciones, relata.

Comentarios