Homenaje y exposición en honor del torero Héctor Saucedo

La fiesta brava en el Cecuvar

Martes, 10 de Junio de 2008

SIGIFREDO LOPEZ HERRERA / FOTOS HILDA SORIA

Artistas y Promotores Culturales Saltillo en Movimiento organizaron la noche del pasado lunes un digno homenaje a quien después del maestro de Saltillo, Fermín Espinosa "Armillita", ha sido el más grande diestro que Saltillo ha dado, Héctor Saucedo.

Con la presencia de Armando Fuentes Aguirre "Catón" como invitado especial, y de Valdemar Saucedo, hermano del homenajeado, el Centro Cultural Vito Alessio Robles reunió esa noche a la familia taurina por primera vez para honrar al hombre que nació tres veces y dio presencia a Saltillo allende las fronteras en los ruedo más importantes de México.

"Héctor Saucedo nació por primera vez --dijo su hermano Valdemar-- el 26 de junio de 1927. Fue el cuarto de ocho hijos. Sus padres fueron Román Saucedo y María Luisa Galindo. Creció en esta hermosa tierra hasta que se encontró con ese animal misterioso y mítico, el toro, pues algo sucedió en la cabeza de aquel niño, pero también en su corazón.

"Héctor nació por segunda vez cuando en 1942, a los 15 años de edad, se vistió de luces entrando al ruedo con su hermano Román en una novillada organizada por Jesús Sandoval Galindo. Realizó numerosas presentaciones en diferentes plazas del país, como aquella corrida del 27 de noviembre de 1947, cuando Héctor recibió su alternativa como matador de toros en la Plaza Colideo de Monterrey, Nuevo León.

"Su padrino fue Fermín Rivera y su testigo Ricardo Torres, con seis de Golondrinas. Su toro de alternativa se llamó "Muñeco", un toro bragado con el número 44 en el costillar y que se entregó con las orejas y rabo para grandeza del matador.

"El Camborio o rey de los gitanos", como así le conocían a Héctor Saucedo toreó por última vez el 21 de marzo de 1954 en Nogales, Sonora. Con su muerte, Héctor nació por tercera vez, pues con él viene la leyenda y un hombre que se da el lujo de nacer tres veces es grande, como grandes son sus recuerdos, como grande es su ausencia" --así resumió la vida de su hermano, el también extorero Valdemar Saucedo.

Estuvo también presente, acompañando a los presentadores, pero a su manera, tomando fotos con su cámara, otro de los diestros que ha dado Saltillo, Armando Rosales ‘El Saltillense’, de quien el cronista de la ciudad expresó: "Artista genial: lo fue primero de los ruedos y luego en los mismos ruedos, sigue siendo genial artista, ahora de la cámara. Sin duda alguna el fotógrafo taurino mejor y más conocido de México y ciertamente para orgullo nuestro, de su ciudad nativa, uno de los mejores fotógrafos taurinos en el mundo."

Compartir:

Ranking de Noticias

La Frase del día

Las únicas maldades en el mundo son aquellas que anidan en nuestro propio corazón. Ahí es donde la batalla debe ser librada.
Mohandas Karamchand Gandhi (1869-1948). Líder político y espiritual hindú.