EL CAMBIO CLIMÁTICO YA ESTÁ AQUÍ

La vida se extingue

Tierra agrietada donde había peces, y llanuras áridas en vez de vegetación

lunes, 31 de enero de 2011

La sequía se prolongó, ha dejado los estanques y presas vacías; en algunas hay sólo pequeñas charcas donde animales y hombres se disputan el vital líquido.

No hay cosechas de granos, la humedad fue tiempo pasado; cuencas y abrevaderos donde abundaba el agua dejan ver hoy el fondo seco; tierra agrietada donte había peces, llanuras áridas en vez de vegetación.

La manada de chivas y aves en peligro de extinción, se apresuran a beber la poca agua restante; las patas se atascan en el fango, el espejo de agua es una ilusión.

Viene la temporada de calor; en medio del estanque un viejo árbol de extensas raíces se robustece, queda sólo un mes antes de que el agua se acabe.

LA SEQUÍA

Bajas temperaturas congelan las pocas plantas de maíz y frijol que hay en las parcelas; durante el mediodía el calor es insoportable y en la tarde se disfruta de viento fresco.

Grandes extensiones de tierra que servían para la cosecha se observan grises, otras cubiertas por la arena que traen las ventiscas.

Los remolinos de aire caliente cubren los poblados ejidales, donde poco a poco la vida se extingue.

A lo lejos, desde la parte alta del bordo de un estanque se vislumbra un brillo, es el espejo de agua contenida en un abrevadero; las bestias llegan a beber y continúan su paso en la búsqueda de pasto que ya casi no encuentran.

La naturaleza otorga y retira; los perritos llaneros amenazados por la depredación ocasionada por el humano, ocupan ahora los espacios en las charcas y presitas.

Crece el desierto

La población va en aumento, pero a cambio la naturaleza les quita el agua.

El fondo de las lagunas que antes eran refugio de peces, ranas y larvas de libélulas, murieron. Ese mismo espacio es ocupado por los perritos de la pradera que construyen ahí sus refugios.

Poco a poco la arena que deposita el viento a lo largo del valle, convierte el paisaje antes florecido en desierto, ahí sólo sobreviven las yucas.

Nuevas especias están por nacer, será la población del desierto que llega con el cambio climático desplazando la flora y fauna.

Por Héctor López

Compartir:

Comentarios (0)

Ranking de Noticias

Humor

MÉDICOS: -- Señor González: después de múltiples análisis no podemos ponernos de acuerdo en si su esposa tiene Alzheimer o si tiene SIDA. -- ¿Y qué podemos hacer, Doctor? -- Vamos a hacer una prueba: llévese usted a su mujer al centro del bosque, y déjela allí sola. -- ¿Y luego, Doctor? -- Si acaso regresa, no se vaya a acostar con ella.