Mi columna

Pobrecillo de Chuy

CARLOS ROBLES NAVA

jueves, 10 de marzo de 2011

Jamás he entendido a quienes durante muchos años de su vida buscan, desean, ambicionan y se desviven por tener algo, en especial poder sea en dinero o político y, cuando lo alcanzan y lo tienen en sus manos, no saben qué hacer con eso que tanto anhelaron.

Coahuila ha tenido bastantes de esos casos vivientes y en este momento en la Región Centro hay un presidente municipal que se pasó más de veinticinco años buscando y hasta peleándose políticamente con amigos y enemigos para ser edil y se apaciguó para mal, hasta que se le hizo.

¿Y, para qué la quería?, es la expresión de los distintos sectores del municipio de Frontera, que se encuentra en manos de Jesús Ríos Alvarado, pues "Chuy" ha olvidado promesas de campaña y en sus catorce meses y días de edil sus gobernados no ven beneficios.

Chuy no ha regresado desde su campaña a donde fue a pedir el voto como son los ejidos y colonias de la periferia, por esa razón, los habitantes tienen que ir a las oficinas de la Presidencia Municipal, pero ha sido mayor su disgusto y protesta, ya que pocas ocasiones va al recinto oficial porque dicen sus "guachumas" que anda en los Estados Unidos, que fue a Saltillo, que se fue a Querétaro, que anda en México, agregando que dizque "jalando" o gestionando recursos económicos para hacer más obra, aunque se preguntan cuáles de más, ya que no hay y lo poco es lo hecho por el Gobierno de la Gente.

Es definitivo que Chuy hizo fama y echó a dormir, y transcurrido más de un año, no despierta de su modorra para que se ponga las pilas y cumpla --o trate de hacerlo-- con los compromisos que conlleva la responsabilidad de ser alcalde.

En días pasados, un grupo de madres de familia del ejido Fresnillo del municipio de Frontera, se echaron a pie y huarache más de siete kilómetros para pedir apoyo para la rehabilitación de la escuela de su pueblo, tanto en obra material como en la dotación de material didáctico.

La marcha de clamor para "suplicarle y rogarle " a Chuy --el de las mil promesas incumplidas--, fue encabezada por la señora Olga Alicia Contreras Romero y lo peor, en un solo salón hacinados y amontonados como sardinas, cursan sus estudios los niños de seis grados de la Escuela Primaria Emilio Zapata, mientras su alcalde despacha con aire acondicionado y en un área amplia.

Frontera en 14 meses se ha llenado de hoyancos, baches y cada vez se deteriora el pavimento no sólo de sus calles, sino del tramo de la carretera 30 que comunica a esa comunidad con San Buenaventura, y que está bajo el cuidado de la desadministración de Ríos Alvarado.

Por cuanto hace al servicio de agua potable, hay un tremendo desabasto sin que Chuy Ríos le ponga atención, al grado de que si no hay la suficiente para consumo humano, menos para combatir los múltiples incendios que de hierba seca, basura y desperdicios se han registrado en los últimos años.

Además de los viajes a distintas ciudades del Estado y resto del país, la primera autoridad fronterense se da el lujo de ir a seguido a Eagle Pass, según deja dicho para entrevistarse con el mayor de esa comunidad texana Chad Foster, para ir a llorarle y pedirle algunas "garritas" de ambulancias, camiones para los bomberos y otras donaciones más, lo que hasta el momento no se ha visto nada, resultando ya más caro el remedio que el trapito, pues Chuy sí que sabe disfrutar las mieles de los viáticos y gastos de representación. Pobrechillo de Chuy, tanto que la deseó y ahora que la tiene (la Presidencia Municipal), no sabe qué hacer con ella.

www.intersip.com.mnx

Compartir:

Ranking de Noticias

La Frase del día

¡Oh, libertad preciosa, no comparada al oro, ni al bien mayor de la espaciosa tierra, más rica y más gozosa que el precioso tesoro que el mar del sur entre su nácar cierra.
Lope De Vega (1562-1635). Escritor español.

Humor

Era una señora tan gorda, pero tan gorda, que cuando se pesaba, la báscula le indicaba, "por favor, una persona a la vez".