Guardó por meses el cadáver de su madre para cobrar la pensión

Cuando la policía descubrió el caso, el cuerpo de la anciana, en avanzado estado de putrefacción, estaba en la cama que le perteneció

martes, 14 de junio de 2011

LONDRES, 14 de junio.- Una mujer, en complicidad con su hija, mantuvo el cadáver de su madre en la cama de su casa durante más de seis meses para poder seguir cobrando la pensión.

Los vecinos habían alertado a la policía por la desaparición de Olive Maddock, de 95 años, informó el diario británico The Daily Mail.

Al iniciar las investigaciones, las autoridades irrumpieron en la casa de la anciana y descubrieron el cuerpo en un avanzado estado de putrefacción.

Tras el hallazgo, Hazel Maddock, una actriz en decadencia de 61 años, y su hija Jasmine, de 35, fueron detenidas.

Ambas admitieron que dejaron sin enterrar el cuerpo de la anciana para así cobrar el dinero de la jubilación.

La policía estaba sorprendida por las insalubres condiciones en las que las mujeres vivían en una destartalada casa en el pueblo de Wallasey, en el condado de Merseyside.

Los expertos forenses no lograron determinar la fecha de la muerte del cadáver debido al pésimo estado en el que se encontraba, pero una autopsia posterior concluyó que la mujer tenía entre dos y seis meses de fallecida.

Los beneficios económicos que madre e hija recibieron por no comunicar la muerte fueron de poco más de 200 libras mensuales.

“Olive se volvió un poco cascarrabias conforme envejecía, pero nadie merece ser tratado así”, lamentó un vecino.

La corte británica dictará la sentencia en julio.

Compartir:

Ranking de Noticias

La Frase del día

Lo que sorprende, sorprende una vez, pero lo que es admirable lo es más cuanto más se admira.
Joseph Joubert (1754-1824). Escritor y crítico francés.

Humor

ABOGADOS: Entra un abogado a un cajero automático, con un sofisticado sistema de seguridad, de pronto empieza el sistema a sonar una estruendosa alarma acompañada de luces y una voz digital que anuncia a todo volumen: -- ¡Ladrón! ¡Ladrón! ¡Ladrón! El abogado retira la tarjeta de la ranura del cajero, la examina y dice: -- ¡Con una...! ¡Me equivoqué... introduje mi tarjeta profesional!.