Un asteroide como el 2012DA14 pudo impactar sin que nos diéramos cuenta

miércoles, 13 de febrero de 2013

Apofis, una roca de cerca de 325 de diámetro descubierta en 2004, causó una pequeña preocupación apocalíptica ya que se preveía una baja, aunque probable, posibilidad de que impactara la Tierra en 2036. Hace algunas semanas, la NASA rectificó sus cálculos y desestimó finalmente el impacto, sería una posibilidad en un millón. Sin embargo, este tipo de rocas podrían no preocupar tanto a la humanidad como algunas otras más pequeñas.

Pero Apofis es grande, lo que ha permitido a la agencia espacial estadunidense, principalmente, así como a la europea y la rusa mantenerlos en el radar espacial. Sin embargo, hay otros objetos de menor tamaño más difíciles de monitorear, pero que igual pueden causar un desastre importante en alguna ciudad.

En 1908, en una remota localidad de Siberia, llamada Tunguska, un bólido de cerca de 100 metros frió parte del bosque antes de desintegrarse en Tierra. Para entonces, no se tenía previsto que pudiera caer algo así del cielo, su tamaño lo hacía “invisible” como hoy en día lo son algunos más pequeños pero que igualmente son desastres potenciales. El viernes uno de ellos se acerca al planeta.

Detectado el año pasado, el asteroide 2012DA14 puede ser considerado el que más cerca “roce” la Tierra desde que se estudia el cielo para prevenir el “Armagedón”.

El asteroide, de alrededor de 45 metros de diámetro, cruzará la órbita terrestre el 15 de febrero a 34 mil kilómetros, una distancia cósmica no muy grande, 10 veces más cercano que la Luna. No será observable a simple vista de manera sencilla, menos aún en México.

MÁS INVESTIGACIÓN. La roca, cuya energía cinética sería de 2.5 megatones si impactara el planeta, pasó a 2.6 millones de kilómetros el 16 de febrero de 2012, que fue el máximo acercamiento y no representa ninguna amenaza. Lo importante es que se descubrió ¡hasta el mes de noviembre! (de manera fortuita por astrónomos españoles), es decir, “si hubiera impactado ni cuenta nos habríamos dado”, acota Mario Andrés de Leo Winkler, académico del Instituto de Astronomía.

El también fundador de la Sociedad Astronómica de la Facultad de Ciencias de la UNAM, Nibiru, recuerda que si bien el pequeño 2012DA14 no representa peligro alguno, tiene el suficiente “tamaño” para generar conciencia. “Conocemos alrededor del 90 por ciento de los objetos rocosos que ‘merodean’ la Tierra y tienen más de 1 kilómetro de diámetro, pero no sobre los objetos menores a ese tamaño”.

Ésta es una buena razón, añade, para destinar más presupuestos, investigación y tiempos de telescopios para buscar estos objetos, darles seguimiento y analizar la probabilidad de que impacten y saber, literalmente, de “dónde vendrá la siguiente pedrada”, dice Winkler.

Pero ¿qué tan probable es que suceda otro “tunguskazo”?, es decir, que el asteroide se convierta en el meteorito que ingresa a nuestra atmósfera con el suficiente tamaño como para causar un daño considerable.

De acuerdo con el Programa de Objetos Cercanos a la Tierra de la NASA, un asteroide del tamaño del 2012 DA14 se aproxima así de cerca cada 40 años y uno de ellos impacta contra el planeta una vez cada mil 200, pero es una estimación burda, explica De Leo, si se toma en cuenta que son difícil detectar y verlos una sola vez no es suficiente para conocer su órbita. “Y cuando hay pocos datos la probabilidad de su impacto es más alta, ya que se sabe con precisión su órbita disminuye, pero no se puede tener total certidumbre sobre el final de la roca”.

Esto se debe en alguna medida, de acuerdo con el académico, por el “problema de 3 cuerpos”: donde hay más de tres interaccionando y no hay forma tener una respuesta única sobre cuál será la trayectoria del objeto. Ya sea con Apofis o el 2012DA14, habrá que considerar el efecto gravitatorio que sobre ellos cause el Sol, la Luna y la Tierra. Por lo tanto, hay que monitorear constantemente estos objetos celestes, porque pueden sufrir modificaciones gravitacionales.

ASTRÓNOMOS ALERTA. En este sentido la NASA puso en marcha hace algunos años el Telescopio de Sondeo Panorámico y Sistema (Pan-STARRS) de respuesta rápida en Hawái que escrudiña el cielo nocturno con una cámara de 1.4 billones de pixeles, pero cuyas computadoras siguen requiriendo de datos u objetos curiosos que los astrónomos proporcionan, muchos de ellos observando el cielo a la vieja usanza.

Ya alistan al sucesor del Pan-STARRS: el Gran Telescopio para Rastreos Sinópticos, que se construye en Cerro Pachón, Chile, y se espera entre en funcionamiento el próximo año, el cual podrá hacer un escrutinio mayor del cielo.

Si bien hay otros telescopios que de manera “periférica” realizan este tipo de labores, como el Magdalena Ridge, el radar Goldstone Solar System e incluso el espacial Herschel, no es suficiente. Cabe destacar que el 2012DA14 fue descubierto por astrónomos españoles del Observatorio Astronómico de La Sagra con menos que toda esta infraestructura.

El científico del Instituto de Astronomía señalaba sobre la importancia de estudiar más y dedicar más recursos, esto en buena medida por países como EU, Rusia y Europa. Incluso la UNAM habrá de poner su granito de arena en esta búsqueda cósmica, mediante sus telescopios TAOS-II, que se construyen en el Observatorio Astronómico Nacional en San Pedro Mártir.

Los telescopios del Censo Automatizado de Ocultaciones Transneptunianas (TAOS II) tendrán el objetivo de detectar objetos pequeños, de menos de 1 kilómetro de diámetro, en la periferia del Sistema Solar, más allá de la órbita de Neptuno. “Un poco de serendipia permitirá descubrir objetos rocosos como el 2012DA14 en la vecindad de la Tierra”, acota Winkler.

Hay cada vez mejores telescopios, sí, y será más frecuente que se descubran estos pequeños asteroides, cuya información será liberada con prontitud, agrega, porque nadie puede ser propietario de ésta ya que es algo que le concierne a toda la humanidad.

“Ahora tenemos más telescopios robóticos que cubren partes del cielo profundo para buscar este tipo de rocas, pero muchas veces quienes encuentran este tipo de objetos son los observadores aficionados”.

Ranking de Noticias

La Frase del día

Un viaje de mil millas empieza con el primer paso.
Lao-tsé (570-490 a.c.). Filosófo del Taoísmo.

Humor

FEMINISTA: Dos amigas hablando: -- Pues mi marido es un objeto sexual... cada vez que me apetece hacerlo, el objeta.