Este poblado de indígenas nahuas, clave en la geografía del narco en la entidad, es disputado por las bandas de "Los Ardillos” y "Los Rojos”, cuya confrontación ha dejado una estela de asesinados de civiles, políticos y agentes policíacos, así como desaparecidos y desplazados por la violencia.