*

A 20 años de su partida

Recuerdan al padre Patricio Quinn

Fue ejemplo de la verdadera misión sacerdotal

Recuerdan al padre Patricio Quinn

Siempre será recordado.

A 20 años de su partida, la feligresía sigue recordando con cariño al presbítero Patricio Quinn, quien dio ejemplo de lo que debe ser la misión sacerdotal a través de su labor en la Parroquia del Perpetuo Socorro y tantos sitios donde ayudó a los más necesitados.
Conjuntó un equipo con verdadero sentido de la misericordia, que llevó esperanza y alivio a más de 50 comunidades rurales, donde llevaba ayuda médica y alimentaria
 A la ceremonia asistieron los presbíteros Ronald Alexander y  Henry Mc Inerney, además de Sergio Balderas, Néstor Martínez,  José Luis del Río Santiago, Francisco de la Peña Guzmán y el actual párroco del Perpetuo Socorro, Miguel Martell Valles.
 Por su parte, José Luis del Río Santiago externó que es necesario promover la beatificación del padre Quinn que murió con la fama de santidad, por lo que invitó a quienes tienen evidencias y a quienes trabajaron al su lado para que atestigüen lasvirtudes y auténticos milagros que realizó en la comunidad.
Durante la celebración se visitó la cripta de Patricio Quinn y se rezó el Padre Nuestro en honor al misionero; también se transmitió en pantalla un video donde claramente se puede admirar la labor invaluable que realizó hasta sus últimos días.

SU HISTORIA

Su invaluable sentido de dar al prójimo
Nació en Balllygar, Condado de Galway, Irlanda el 25 de junio de 1930. Sus padres eran Larry y Molly Quinn, quienes tenían una pequena granja donde trabajó al crecer y cuando estaba en casa en época de verano.
 Ademas de Patrick, los Quinn teníana otros tres hijos, Andrew, Michael y Peter.  Patrick, Peter y Michael eligieron convertirse en sacerdotes. Michael se quedó en Irlanda para servir, mientras que Patrick y Peter fueron a Mississippi a servir.
Patrick fue ordenado sacerdote en el verano de 1955 y emigró a la Diócesis de Natchez-Jackson, donde sirvió en varias parroquias hasta que el papa Pío XII comenzó a instar a los obispos del mundo a enviar sacerdotes a la ayuda de la Iglesia en América Latina, donde había una gran escasez de los mismos.
      Brunini pidió a los sacerdotes de Mississippi su opinión sobre la conveniencia de abrir una mision en América Latina. Los sacerdotes de la Diócesis abrumadora voto a favor de abrir una mision.  El padre Quinn se ofreció para iniciar una misión y, finalmente, decidió abrirla en Saltillo.
SU LLEGADA A SALTILLO
Cuando llegó a Saltillo descubrió que su nueva parroquia, con sede en el Perpetuo Socorro, fue mucho más grande que cualquier parroquia en Mississippi y tan grande como muchas Diócesis.  En donde el pastor irlandés había una parroquia de casi 50,000 personas.
Además del Perpetuo Socorro, también hubo varias iglesias en la ciudad de Saltillo y en los pueblos, había numerosos ranchos estacionados en las lejanas montañas de la Sierra Madre con sus pequeñas capillas, que tenía que visitar a decir misa.
Construyó iglesias en los ranchos y la ciudad de Saltillo, realizó actividades con los jóvenes e hizo un programa de construcción, donde fue capaz de terminar miles de viviendas en los barrios para los pobres que vivían en chozas de cartón sin electricidad ni agua corriente.
SU DECESO
A su muerte en 1997, la misión se trasladó a la iglesia  de San Miguel en los barrios en las afueras de la ciudad.  El padre de Miguel Thornton, que había servido con el padre Quinn —9173-1997— fue designado para hacerse cargo de la parroquia por un período de seis años.
 
Fotos: Oliverio del Ángel / EL DIARIO
Galería de fotos
Comentarios

El Diario de Coahuila - Todos los derechos reservados. (2005-2016)