Combate las várices

Gracias a las propiedades diuréticas y antiinflamatorias de sus ingredientes, estos licuados pueden ser una gran ayuda para combatirlas y mejorar la circulación

Las venas várices son un problema estético que se desarrolla cuando el flujo sanguíneo de la parte inferior del cuerpo tiene dificultades para retornar hacia el corazón.
Esto se debe a una dilatación de las venas y los capilares, ya sea por un desequilibrio en los trastornos inflamatorios del cuerpo o por el debilitamiento de las válvulas que permiten un correcto paso de la sangre.

Se caracterizan por un aspecto rojo o amoratado que, junto con la inflamación, es bastante notorio por encima de la piel.
En algunos casos ocasionan dolor y sensación de pesadez, y pueden ser señal contundente de problemas en el sistema circulatorio.
La mayoría de los casos se producen a partir de los 50 años, aunque también pueden originarse en edades tempranas debido al embarazo y el aumento de peso.
Por suerte, hay muchos métodos para minimizar su apariencia, no sólo por cuestiones estéticas, sino también para evitar complicaciones en la salud. Entre estos nos encontramos con varios licuados caseros que, por su combinación de ingredientes, estimulan la circulación y controlan la hinchazón.

1. Licuado de fresas, limón y jengibre
Este licuado combina alimentos ricos en compuestos antioxidantes y antiinflamatorios, idóneos para promover la reducción de las várices.
Sus compuestos activos aumentan la elasticidad de las venas y estimulan el paso de la sangre para que llegue sin problemas hacia la parte superior del cuerpo.

Ingredientes
6 fresas grandes
1/4 de taza de jugo de limón (62 ml)
1 cucharadita de jengibre (5 g)
2 tazas de agua (500 ml)

Preparación
- Lava bien las fresas y procésalas en la licuadora con el jugo de limón, el jengibre y las dos tazas de agua.
- Asegúrate de obtener una bebida homogénea y consúmela tres veces al día.

2. Licuado de cerezas, sandía y piña
Rico en antioxidantes y enzimas naturales, este licuado es uno de los remedios más efectivos para combatir las várices y arañitas vasculares.
Su ingesta constante disminuye la retención de líquidos y la inflamación, y evita que interfieran en el flujo de la sangre de la parte inferior del                                                                                   cuerpo. También ejerce un efecto depurativo, ideal para remover las toxinas de la sangre.
Ingredientes
8 cerezas
1 cucharada de jengibre (10 g)
1 rodaja de sandía madura
2 rodajas de piña sin cáscara
1 vaso de agua (200 ml)

Preparación
- Incorpora todos los ingredientes en la licuadora y procésalos hasta obtener una bebida homogénea.
- Sírvelo y consúmelo en el menor tiempo posible para que no se pierdan sus                             propiedades.
- Toma dos o tres vasos durante la semana.

3. Licuado de zanahoria, perejil y piña
Las propiedades diuréticas, antioxidantes y antiinflamatorias de este licuado lo convierten en un excelente aliado contra las dificultades circulatorias que influyen en la aparición de este antiestético problema.
Contiene vitaminas A, C y E, enzimas digestivas y fibra que, en conjunto, facilitan la eliminación de las toxinas y otras sustancias que interfieren en la circulación.

Ingredientes
4 zanahorias
1 rama de apio
1 rama de perejil
2 rodajas de piña
1/2 vaso de agua (100 ml)

Preparación
- Extrae el jugo natural de las zanahorias y mézclalo en la licuadora con el apio, el perejil, la piña y el vaso de agua.
- Combina todo por unos instantes y consúmelo recién hecho.
- Toma un vaso en ayunas y otro a media tarde.
- Repite el tratamiento durante un mes.
Comentarios

El Diario de Coahuila - Todos los derechos reservados. (2005-2016)