Ubicada en Florencia

Un recorrido en el museo de Dante Alighieri

Es ahora un museo lleno de detalles

Un recorrido en el museo de Dante Alighieri

Obras que pertenecieron al escritor. Javier José Vallejo / EL DIARIO

Un recorrido en el museo de Dante Alighieri

LA FACHADA de la casa.

Un recorrido en el museo de Dante Alighieri

Se conservan importantes obras pictóricas.

Un recorrido en el museo de Dante Alighieri

Detalles que el visitante puede apreciar.

Un recorrido en el museo de Dante Alighieri

La habitación de Dante.

Un recorrido en el museo de Dante Alighieri

ASPECTO DE la calle en Florencia donde se encuentra la casa.

Un recorrido en el museo de Dante Alighieri

El escritor Javier José Vallejo en su visita.

El escritor Javier José Vallejo en su visita.


Por Javier José Vallejo
Hace unos días leía un pequeño ensayo que escribiera Stefan Zweig sobre el escritor Dante Alighieri, me llamaba la atención que lo describía como el poeta del pueblo, ya que la gente popular disfrutaba de sus historias, argumentaba que su vida se había convertido en leyenda por el libro que escribió. 
Comentaba que no existía forma de revelar sus profundos misterios porque sus historias tienen complejidad y no son fáciles de comprender, que alegóricamente él es un horizonte en el tiempo por la huella que dejó, que su figura es más firme que un monumento, que es un escritor que no tiene temporalidad porque fue el mejor escultor de la palabra.  
Al finalizar Zweig sugiere que además de estudiar a Dante Alighieri hay que conquistarlo. Pero si tratamos de explicar su obra se requeriría otro artículo para ello, por ahora centraremos la historia en la casa museo de Dante.
Las casas simbolizan el hogar de la familia, es donde las personas pasan parte importante de su tiempo e incluso momentos inolvidables, en épocas antiguas era común que las permaneciera en casa haciendo tareas domésticas, leyendo y dialogando en familia, tal es el caso del escritor Dante Alighieri (Florencia 1265 – Rávena 1321).  
Entrar a la casa del poeta Dante Alighieri, es viajar por el tiempo, no hay que olvidar que fue un gran escritor y un estudioso de la filosofía, era un hombre adelantado a su época, en la actualidad se le recuerda por su obra La Divina Comedia, misma que es leída y traducida a innumerables idiomas.  
Estar en la casa del poeta Dante es una grata experiencia que no tiene palabras, recorrer las habitaciones es como adentrarte en la biografía del más grande escritor italiano, su hogar son tres pisos, en cada uno de ellos se encuentra su huella, la complejidad de su obra es comentada por los principales eruditos de la literatura.  
Visitar su casa es como si ingresaras a la Florencia medieval, adentro te encuentras con pinturas de la época, reliquias y armas, esculturas, hasta hay una sala dedicada a las batallas y guerras de esa época. La casa es sencilla porque conserva la antigüedad, ese detalle la convierte en casa entrañable. 
La entrada principal está subiendo unas escaleras que en sus paredes hay símbolos florentinos y un rostro de Dante, ese acceso al museo se encuentra en el primer piso y te cobran como 80 pesos para ingresar al recorrido, estando dentro puedes apreciar pinturas que ilustran cómo era la economía de Florencia, su tipo de moneda y hasta la herramienta que existía con la que fabricaban joyas.  
TODOS LOS DETALLES
Los grandes hombres son recordados después de muertos, en la casa de Dante puedes ver libros antiguos y un libro raro que contiene una uña donde se escribe el castigo infligido a Dante, el libro tiene una ligadura de madera y fue colgado con un clavo en el pasillo de jueces y ser de dominio público.  
Cada reliquia tiene detalles que permiten a los visitantes enriquecerse en el conocimiento de la historia, vas descubriendo las pasiones que tuvo Dante, sus sentimientos hacia su doncella, su amor por la filosofía, su participación en la batalla de Campaldino.  
La habitación de Dante es una copia real de lo que era su cuarto, con el tiempo la familia Alighieri emigraron de Florencia por problemas y controversias con los nativos. Hay una frase que dice que nadie es profeta en su tierra, como nuestro Francisco I. Madero que no fue querido por los mismos coahuilenses cuando inicio la Revolución, algo similar pasó con el poeta Dante, ya que fue exiliado de su amada Florencia, finalmente siglos después de su muerte, las autoridades le hicieron justicia a su héroe de las letras. 
En el año de 1865 correspondió al sexto centenario del natalicio de Dante Alighieri y el municipio compró su casa en medio de diversas polémicas y dificultades. Fue hasta el año de 1911 cuando el arquitecto Castellucci inició los trabajos de embellecimiento de la casa, no debe olvidar que el mejor legado del escritor está en su obra, por eso es recomendable acercarse a su obra La Divina Comedia.  
"Y como el hombre más dicha alcanza obrando el bien, cuando de día en día en el camino de la virtud avanza”.

 historiador82@yahoo.com

Escrito por Especial

Comentarios

El Diario de Coahuila - Todos los derechos reservados. (2005-2016)