Uber anuncia su regreso a Cancún

Uber anunció este martes que volverá a Cancún y para ello presentó ante el Instituto de Movilidad, la solicitud para obtener el permiso correspondiente a los servicios de transporte privado, modalidad que les fue reconocida por un juzgado federal en diciembre pasado

Uber anuncia su regreso a Cancún

Foto: Archivo / Especial / EL DIARIO

Foto: Archivo / Especial / EL DIARIO

CANCÚN, QR., enero 8 (EL UNIVERSAL).- Uber anunció este martes que volverá a Cancún y para ello presentó ante el Instituto de Movilidad, la solicitud para obtener el permiso correspondiente a los servicios de transporte privado, modalidad que les fue reconocida por un juzgado federal en diciembre pasado, al ganar un amparo.
En entrevista con EL UNIVERSAL el gerente general de Uber en México, Federico Ranero y el gerente de comunicación en este país, Saúl Crespo, informaron que la petición se presentó también a la Subsecretaría de Gobierno del estado, por lo que confiaron en obtener el permiso a que se refiere la Ley estatal de Movilidad, para regresar a Cancún, en principio, con miras a expandir su mercado, posteriormente.
"Esperemos que nuestro regreso sea en el corto plazo. Estamos contentos de anunciar que hemos reunido los apoyos suficientes, judiciales, para anunciar que en las próximas semanas podremos estar nuevamente a disposición de turistas y cancunenses", indicó Crespo.
"De momento estaríamos enfocándonos en Cancún y dependiendo de los análisis que nos indiquen si pudiéramos o no expandirnos, lo haríamos", comentó Ranero.
En 2018 la multinacional Uber promovió ante un juzgado federal radicado en Chetumal, capital del estado, un amparo en contra de las reformas a la Ley de Movilidad, del 11 de julio 2018, que catalogaban a la plataforma como un servicio público, sujeto a concesión, cuando han pugnado por ser reconocidos como un servicio privado, catalogado como Empresas de Redes de Transporte (ERTs), que requiere de un permiso establecido por la propia ley.
El 5 de diciembre un juez federal les concedió la razón y "suspendió" de forma definitiva la disposición de ser catalogados como un servicio de transporte público, regido bajo el esquema de una concesión, otorgada por el gobierno estatal.
De este modo, de obtener el permiso, Uber, que canceló sus servicios en Cancún, un 27 de diciembre de 2017, podrá retomar operaciones en este centro turístico y su ciudad, en donde un millón de personas descargó la aplicación durante el 2018, lapso en el cual no ofrecieron sus servicios.
"Pasa que muchos turistas que llegaban al aeropuerto, y que ignoraban que no había Uber en Cancún, descargaban la aplicación, porque era insólito que en un destino turístico de clase mundial como es éste, no hubiera esa opción", expresó Ranero.
El ejecutivo detalló que de septiembre de 2016 -cuando iniciaron operaciones aquí- a diciembre de 2017 -cuando las suspendieron- Uber movilizó a más de 300 mil personas, contaba con dos mil 200 socios conductores registrados y más de 500 millones de dólares invertidos, principalmente en capacitaciones y filtros tecnológicos de seguridad para sus usuarios.
Su mercado estaba compuesto en 80 por ciento de turistas, 50 por ciento de ellos, nacionales y 30 por ciento, extranjeros. El mercado local abarcaba un 20 por ciento.
"Calculamos que más de 600 mil cancunenses se verán beneficiados con el regreso de Uber, entre socios conductores y usuarios, así como miles de turistas nacionales y extranjeros", señaló Ranero, quien añadió que un 78 por ciento de las y los cancunenses, desean el retorno de Uber, al considerar que es beneficioso para la ciudad.
La trascendencia de la resolución del juez, que ubica a Uber como un servicio privado y no público, estriba en que a partir de eso, le aplica o no reglas diferentes y específicas de acuerdo con su modalidad.
Crespo lo explicó de forma coloquial: "Lo básico y lo principal para entender este nuevo contexto que se genera, es entender que, efectivamente, hay un juez que ha determinado que nosotros somos una cosa distinta al transporte público.
Establecer lo anterior -ahondó- es fundamental para los siguientes pasos, es decir, el establecimiento de los criterios bajo los cuales sí debe ser regulada la operación de Uber y cuáles no le competen.
Durante el 2018 -cuando estuvieron inactivos- Uber mantuvo abierto su centro de soporte, contacto con los socios operadores y brindaron algunos entrenamientos a la espera del relanzamiento, que llevó más de lo previsto. En ese ínter, lanzaron Uber Eats y algunos de los socios operadores se sumaron a esa alternativa.
A pregunta expresa, acerca de alguna negativa o traba del gobierno estatal para otorgar el permiso de operación o de algún recurso jurídico del Sindicato de Taxistas local, para frenar su regreso, Saúl Crespo admitió que hay un abanico de escenarios posibles, pero descartó que alguien que no sea la autoridad, tenga personalidad jurídica para ampararse contra el retorno de Uber.
"Nosotros respetamos cualquier proceso jurídico, siempre, como premisa absoluta, pero en este caso lo más importante es reconocer lo que ha dictaminado un juez; ya no es sólo un tema de la voluntad de Uber o de los quintanarroenses de que regresemos a la operación, sino lo que ha reconocido un juez y ha reconocido que somos una cosa distinta a un transporte público.
"Un taxista no puede impugnar una decisión que ya ha sido tomada. El Sindicato de Taxistas no puede ir contra una solicitud de permiso que nosotros hemos presentado de acuerdo al Derecho", atajó.
Crespo añadió que Uber aporta al destino turístico y a la ciudad, una alternativa de movilidad, desarrollo económico y seguridad, reconociendo el derecho de las personas a elegir un medio de transporte, generando autoempleo -originalmente a 2 mil familias- y movilizando al turismo y a la población.

Escrito por El Universal

Comentarios

El Diario de Coahuila - Todos los derechos reservados. (2005-2016)