UNA MULA DE SIETE CUARTAS

Dora E. Molina G.
viernes, 14 de septiembre de 2018 · 00:04
¡Qué triste! Que septiembre mes bautizado como de la patria, inicie nuevamente con noticias trágicas que da la inseguridad que sigue reinando a lo largo y ancho del país, que se sigan encontrando fosas clandestinas y que algunos grupos sociales se hagan justicia por su propia mano ante la desconfianza  en las autoridades.
Dicen mis amigos con los que todos los días tomo café, que los malhechores están aprovechando la circunstancia  en la que vive el país, porque el gobierno de Enrique Peña Nieto está a punto de terminar e iniciar el de Andrés Manuel López Obrador y, por lo tanto, las autoridades que ya se van están ocupadas en la entrega-recepción y han descuidado algunos flancos.
Y los que van a llegar a ocupar esos puestos de mando,  todavía no actúan porque no les corresponde y no quieren herir susceptibilidades, pero sobre todo porque deben cumplir con lo establecido en la ley,  y mientras tanto, la población civil —como siempre— es la que sufre las consecuencias.
Lo bueno del caso es que en el presente mes, se recuerdan las hazañas de los hombres y las mujeres que lucharon y hasta dieron su vida porque tuviéramos un mejor destino. En esta época en la que se habla de grandes cambios sería muy bueno que se buscara ese tipo de perfil, con valores éticos y  profesionales  y con amor a la patria, para estar a tono no únicamente con septiembre sino en toda la próxima administración .
De hombres y mujeres que sean capaces de trabajar por México, anteponiendo el avance y crecimiento del país a sus intereses personales. Es penoso enterarse que a los funcionarios públicos que terminan  el presente sexenio, lo que más les incomode, es que a partir del 1 de diciembre los que se quedan ganarán menos dinero.
En la prensa nacional se han publicado los nombres de algunos servidores públicos que  han declinado la oferta de  seguir en la función pública alegando la poca conveniencia de los sueldos que se ofrecen, otros simplemente han renunciado en busca de otro tipo de oportunidades, tal vez en  la iniciativa privada.
Claro que hay otros ya haciendo fila para ser tomados en cuenta y dispuestos a percibir el sueldo que les sea indicado, pues en muchos casos se trata de personas que llevan tiempo sin trabajar, o porque siempre se habían desempeñado en cargo menores y, por lo tanto, con cifras menores en las nóminas que les parece una mejora personal.
Hasta el momento no se escucha a nadie decir que se está buscando al mejor profesionista para ocupar los cargos que dejarán los que ya se van. No se sabe que se proyecte hacer ternas para que así sea, para que en las distintas dependencias y en cada uno de los departamentos se aspire a la calidad y, por lo tanto, a la mejora continua.
 De lo que más se escucha hablar son de pesos  y centavos. También de la inseguridad, tema que no ha pasado de moda y que al parecer en estos últimos meses se ha recrudecido en todas partes como en los peores días de la administración de Felipe Calderón, en donde todos los días se sabía de historias qué lamentar.
El mes de septiembre, también debe de recordarnos a los mexicanos que no saldremos adelante como sociedad si no logramos la solidaridad que nos  debemos como  país, protagonista  de grandes hazañas, que en poco más de doscientos años logramos una independencia y una revolución que transformó el entorno y nos dio identidad.
Ojalá que en este mes no únicamente se recuerde los nombres de los héroes que nos dieron patria, también que seamos capaces de recordar  su actuar, ideario, que dieron su vida por el amor a la libertad, a la patria y sobre todo para forjar un mejor futuro de los hijos de México, al cual estas últimas generaciones le estamos quedando a deber.

Correo electrónico: dora_elizabeth_mg@hotmal.com    

Comentarios