¡Aquí Laguna!

OLGA QUIRARTE RAMÍREZ
lunes, 2 de diciembre de 2019 · 00:00

¡Siembra vientos, cosecharás tempestades! Y ya, en la calle, apenas transcurrido un año, un año de gobierno, Andrés Manuel López Obrador, enfrenta resultados, marchas, y mas marchas, unas escasas a favor y la más en contra, mostrando que se dilapida mucho, pero mucho del capital político con el que arribó a Palacio Nacional, si bien, y esto hay que hacerlo notar, sus opositores, tampoco avanzan, paralizados, sacados de su zona de confort, no logra generar y mucho menos establecer la estrategia que coloque al país en equilibrio de fuerzas, con votos pues, con los cuales crear condiciones para que se avance en una vida democrática. La movilización ciudadana, está en marcha, imparable cual herramienta de protesta, aumentando con ello la polarización social, elemento que puede provocar que  el huevo de la serpiente, de sus frutos no deseados en los tiempos que se corren, pues como ya se sabe, los campesinos –que aun existen en nuestro país– habrán de realizar la propia, según convocan para el día 9 de diciembre, para protestar y exhibir las políticas que en materia de agro tiene el actual gobierno federal, una vez que ha reducido a su mínima expresión los recursos que el presupuesto federal de egresos 2020 destina a la actividad primaria en este país, según anuncia Don Jesús Molina, dirigente agrarista histórico, de cepa pues, y delegado especial de la CNC en la zona lagunera de Durango y Coahuila y que replica el dirigente estatal,el sampetrino José Natividad Navarro y las que se acumulen. No basta pues que López Obrador, nuestro Presidente reconozca en su Primer Informe, que tiene muchas asignaturas pendientes con el pueblo de México, no solo las muy, pero muy importantes de la Seguridad y el Desarrollo Económico, sino con todas aquellas que  tienen que ver con su invitación a la división de los mexicanos, su  descalificación casi cotidiana a “sus adversarios” como llama a todo aquel que no piensa como él o lee de manera diversa “sus otros datos”. Nuestro Presidente todavía está muy a tiempo de reconsiderar que no es dueño de verdad absoluta alguna. La paz y la salud del país, va en ello… Y en tal escenario, en  las vísperas del II Informe protocolario que el gobernador Miguel  Ángel Riquelme Solís, habrá de rendir este lunes desde Torreón, a los coahuilenses, no pudo resultar mas altamente. Los hechos registrados este mismo sábado en Villa Unión, ese poblado distante solo unos  kilómetros de la frontera norte, resultó el territorio en el cual, uno de los cárteles del narco que  tuvo su origen, según cuentan en el vecino estado de Tamaulipas, hizo sorpresiva y sangrienta incursión sobre nuestro territorio estatal, en una zona otrora dominada por ellos. El motivo que subyace en tal  acción de fuerza, de temeridad obvia, es aun tema de expertos, de analistas pues, que desentrañen el “mensaje” que quisieron, si bien no pudieron  hacer entrega del todo y que quizás al paso de los días, sino al paso de los años, deberá irse desentrañando para  honrar la curiosidad pública que ello desata. Solo que en esta ocasión, desechando de entrada, con todo y lo que ello signifique la política esa de “abrazos y no balazos” el gobernador Miguel Ángel Riquelme Solís y su equipo de gobierno que hace frente a tal tema, contando con la estrecha colaboración de elementos del Ejército y de la Guardia Civil, y otros aliados, ordenó  hacer frente a los que atacaron con alevosía y ventaja a los pobladores de Villa Unión y a sus autoridades, y su escasa fuerza pública hicieron lo suyo, entregaron con pundonor por lo menos cuatro elementos su vida en tal defensa, y el pueblo, aportó también su cuota de víctimas. Cabe destacar no solo el valor de la alcaldesa Narcedalia Padrón Arizpe, acuerpada luego, con todo y lo que en contra diga, desde su cómoda posición desde Saltillo capital, el líder de su partido, Don Jesús de León, la decisión, la fortaleza –la enjundia, diría mi abuelita– exhibida por el gobierno de Miguel Ángel  Riquelme Solís de enfrentar, al tú por tú a los agresores, con los saldos aún  desconocidos en su totalidad en materia de vidas humanas, pero que ya ascendían, la mañana de este domingo a 21, entre estos 15 malandros, cuatro elementos policiacos y dos civiles, –cifra que pudiera ascender aún– que con todo y su arsenal, con  vehículos blindados y tanquetas hechizas, pero potentes, calibre 50 no lograron salirse con la suya y algunos de estos, huyen despavoridos a sus guaridas, dicen ubicadas  muchas en el estado de Tamaulipas y otros más en Nuevo León. El hecho, sin precedente alguno en la historia del crimen en  Coahuila, más allá del doloroso caso de Allende y sus modalidades revela la magnitud del reto que la seguridad impone a los gobiernos en este país no solo por el alto costo que  representa para el gasto gubernamental, y la presión que esto impone en los presupuestos públicos sino por la capacidad mutante de su adversario. Los criminales que lo retan. Hoy lunes pues, además de las cifras del II Año de gestión de nuestro gobernante, hay interés por conocer el contenido del mensaje, en el que irán implícitos sus compromisos para el 2020 ya en puerta… Veremos y diremos luego que Jorge Zermeño Infante, dé a conocer los resultados de su primer año de su segundo periodo al hilo como alcalde de Torreón, magros según se advierte, rico sí, en incidentes generados por parte de su equipo de trabajo, en especial por Pedro Luis Bernal aún director de Tránsito y Vialidad. También para antes de que concluya el año en curso, la representación de la secretaria de educación pública en Coahuila, a cargo de la maestra Flor Rentería Medina dejará la  dirección que venía ocupando en un edificio ubicado al poniente de la ciudad, y que fuera  albergue de ruidosa discoteca, para cambiar su ubicación, al sur de Torreón al que fuera un Centro de Convenciones reconvertido luego en Casino.

Valorar noticia

100%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios