EN ESTE DIARIO VIVIR

La música, el reggaetón, el respeto y los valores

Manuel Fragoso Álvarez
miércoles, 13 de febrero de 2019 · 00:00
Según la RAE, la música es "el arte de combinar los sonidos en una secuencia temporal atendiendo las leyes de la armonía, la melodía y el ritmo, o de producirlos con instrumentos musicales, así como un conjunto de sonidos sucesivos combinados que, por lo general producen un efecto estético o expresivo y resultan agradables al oído”.
La música es un reflejo de la sociedad, y ambas son influenciadas una por la otra y viceversa. Es una retroalimentación que traspasa fronteras, hay ritmos muy pegadizos y también hay muchas canciones que se nutren de un machismo que se sabe que existe y que además lo justifican.
Dicen que en gustos se rompen géneros, y gustos musicales hay una gran diversidad, pero cómo entender este fenómeno musical tan en boga, multipremiado en Grammys y visto como el hit de nuestros días. ¿Cómo si en sus letras denigran y sexualizan la imagen de la mujer? Aunque ellas mismas lo propician al bailar esos nuevos "ritmos”, "perreando”, en donde literalmente como perritas en celo, frotan su trasero en la ingle de la pareja de baile en turno, o asumiendo posturas sexuales donde muestran sus atributos corporales y subiendo sus videos a las redes sociales. Tengo claro que el respeto va inherente a la educación que se recibe en el hogar, pero también hay que ser congruentes con los actos.
En algunos países de Europa como España, ya se está prohibiendo la difusión en medios de este tipo de música. Consideran importante pensar en el futuro de nuestros hijos, garantizarle un patrimonio cultural encausado a la exaltación de los valores y de sentimientos constructivos y estéticamente sanos, y no donde se exalte la violencia de género y vean a la mujer como un simple objeto .
Desde hace varios años ese llamado "género musical” se ha posicionado en el gusto de chicos y grandes, sin embargo, ha generado críticas e inconformidad por la carga de sexualidad en sus letras y su baile, de acuerdo con análisis llevados a cabo por psicólogos, ya que este género musical habla sobre sexo, drogas y sobre todo menosprecia a la mujer hasta tal punto que la ven como una "esclava de sus movimientos” y como un objeto meramente sexual. Instituciones serias, ONG, así como grupos de mujeres activistas han enviado peticiones a los políticos, así como levantado enérgicas protestas en contra de esto.
Veamos como ejemplo algunas letras de estas "canciones” para darnos cuenta de qué tipo de personas las escribe y lo peor, hacia quiénes va dirigido el mensaje, mismo que es escuchado y muchas veces cae en tierra fértil, ejemplos: "Si sigues en esta actitud voy a violarte, hey que comienzo contigo y te acuso de violar la ley así que no te pongas alsadita yo sé que a ti te gusta porque estás sudadita”.
"Estoy enamorado de cuatro babys Siempre me dan lo que quiero Chingan cuando yo les digo ninguna me pone pero” Maluma ‘4 Babys.
"Bebiendo jodiendo en un club y en hoteles rompiendo colchones, andamos con Ali Baba buscando y matando a cuarenta ladrones aquí todos estamos casados, pero en secreto tenemos mujerones” Kiubbah.
"Pa’ que se lo gozen, pa’ que se lo rozen ” o "a ella le gusta que le den duro y se la coman”.
"Cuídate de los cachorros y su puntería porque esta noche vas a ser mía, y si te pillo y te pongo la cocolía, loba, aúlla en la mía”. Loba de Don Omar
"Apaga la luz y quítate la ropa, es que en verdad no quisiera verte en pelotas, esta media gordita pero chupa chévere”. Lui G en su canción, Eso en cuatro no se ve.
"Se visten enseñando los muslos y las tetas, se tiran de espalda y se les ven las nalgas, entonces dicen que uno es un bellaco y no respeta”.
"Tengo una chiquitita nalgona con el pelo corto, me dice papi vente adentro si me preña”. 
"La primera se desespera, se encojona si se lo echo afuera, la segunda tiene la funda, y me paga pa’ que se lo hunda”.  
Los jóvenes, hombres y mujeres, son los que ponen la nota, suben sus videos a Instagram y Snapchat, las que más cantan y hacen covers y bailes de las canciones más explícitas son las mujeres. Basta con abrir los videos de YouTube y podremos encontrar a jóvenes mujeres y hasta a niñas "perreando” esto con el beneplácito de sus padres que lo ven como algo "chistoso” sin saber que están propiciando la sexualización de sus hijas poniéndolas ante ese escaparate público que es la Red.
Como menciono líneas arriba quizá no sea esto causal del maltrato hacia la mujer, porque no todo el que escucha este tipo de música las agrede, insulta o daña, porque esto del respeto viene de la educación que se recibe en casa, pero lo que sí me queda claro es que este tipo de ritmos denigran a la mujer y ellas lo aceptan.

Comentarios