Trascender, A.C.

En el Día del Agua

ARTURO FLORES RODRÍGUEZ
sábado, 23 de marzo de 2019 · 01:11
El día de ayer 22 de marzo se conmemoró el Día Mundial del Agua. Dicha fecha fue establecida ante la recomendación que se realizó en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo que se efectuó en el año de 1992 en la ciudad de Río de Janeiro, Brasil. Un año después, la Asamblea General de las Naciones Unidas designó el 22 de marzo de 1993 como el primer Día Mundial del Agua.
El día fue establecido con la finalidad de que las personas valoren la importancia del agua dulce y el manejo adecuado de la misma que permita una gestión sostenible, y en consecuencia la viabilidad de la vida de las comunidades.
En este orden de ideas, la ONU giró invitaciones a los Estados miembros con el propósito de que el Día Mundial del Agua fuere incrustado en las conmemoraciones nacionales, a efecto de generar conciencia en la población mediante actividades diversas que contribuyeran a advertir la importancia del agua para las personas.
El agua es un elemento de vital importancia para el desarrollo sostenible de la humanidad, la seguridad alimentaria de la población tiene una relación directa con el agua, infortunadamente muchas personas no alcanzan a valorar la importancia del agua en virtud de que la misma no falta en sus casas. Muchas de las personas que advierten la debida importancia del agua es debido a que han recibido una amplia educación sobre la misma o porque han sufrido o sufren una escasez de la misma.
La importancia del agua es tal, que el cuerpo de una persona puede durar algunas semanas sin ingerir alimentos, sin embargo sólo puede sobrevivir unos cuantos días sin ingerir agua, en dicho sentido el cuerpo humano se encuentra constituido en promedio de un 50-65% de agua, y son los bebés quienes poseen los mayores porcentajes de ésta. 20 litros de agua por día por habitante es la cantidad aproximada que recomienda la Organización Mundial de la Salud para que una persona cubra sus necesidades básicas de higiene y de alimentos.
En el año 2010, la Organización de las Naciones Unidas reconoció al agua y su saneamiento como un derecho humano, y nuestro país adoptó dicha medida en el año del 2012, al incluir en el artículo 4 de la Constitución el Derecho Humano al Agua y al Saneamiento. En México, toda persona tiene el derecho al acceso, disposición y saneamiento del agua para consumo personal y doméstico en forma suficiente, saludable, aceptable y asequible, donde el Estado tiene la obligación de garantizar este derecho.
El día de ayer la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), en el Día Mundial del Agua, resaltó que el derecho humano al agua y al saneamiento precisa un acceso a un suministro necesario, a no sufrir cortes y a la no contaminación de los recursos hídricos. Así mismo, la CNDH expresó además la preocupación por la falta de acceso al agua en nuestro país ante el crecimiento de la población y el desarrollo económico.
Según el Consejo Nacional de Población, en México hasta el año 2016, 9.3 millones de personas carecían de acceso al agua mediante una toma en sus viviendas. Por otro lado, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), 5.7 millones de personas se abastecen de agua por medio de pipas, pozos, lagos y arroyos.
En México, la problemática del agua gira principalmente alrededor de una inadecuada gestión institucional, donde la cuestión del agua se convierte en un asunto de tipo político y económico más que técnico o ecológico. Contar con agua en cantidad y calidad suficiente es una situación que se torna cada vez más compleja en el país.
La ausencia de una cultura del cuidado del agua en las personas, el abastecimiento de la misma a las ciudades de fuentes cada vez más lejanas y la sobreexplotación de los mantos acuíferos, son situaciones que presentan un reto para la misma supervivencia de las personas, no solamente en México, sino en todo el mundo.

Comentarios