Comentarios

El equipo del Presidente

FERNANDO HINTERHOLZER DIESTEL
martes, 23 de abril de 2019 · 01:17
Cada gobierno tiene su estilo propio, y el de López Obrador se ha destacado por el protagonismo del primer mandatario y la disciplina de su gabinete de mujeres y  hombres "experimentados y ya bien maduritos”.
Sería equivocado decir que todos nuestros políticos son unas "chuchas cuereras” por tener una amplia experiencia, algunos de ellas y ellos trabajaron en la administración pública hace algunas décadas y luego fueron representantes populares, magistrados y jueces o estuvieron en la banca, lo cual no les da el conocimiento actualizado de cómo son las cosas en la administración pública actual.
Sin embargo, hay quienes cumplen su función administrativa o política con toda dignidad y capacidad. Lo cierto es que la mayoría (a ojo de buen cubero), no menos del 70 por ciento, son políticos o administradores públicos del "equipo lopezobradorista”, son de capacidad mediana y sin experiencia previa en cargos de mandos superiores, a los que el puesto que desempeñan (de elección popular o designado en la administración) el cargo les queda muy grande.
Hoy en día, no hay quién defienda la capacidad del equipo de AMLO y lamentablemente sólo hay dos o tres secretarias y secretarios que han demostrado plena competencia. No se trata de un fenómeno pasajero ligado al cambio de partido en el gobierno desde luego, la mayoría de los analistas y "escribidores” piensan que la mediocridad de nuestra sociedad política es el resultado de profundos procesos sociales que existen en México.
Desde el punto de vista de algunos análisis, algunos de los elementos que dan origen a la sociedad política mediocre que padecemos, serían los siguientes: la persistencia de una sociedad corporativa. No sólo vivimos en el Priato un Estado corporativo, sino que, durante esas décadas, se consolidó en México una sociedad corporativa. Y hay dos corporaciones que estructuran la sociedad y la mentalidad de los mexicanos: "el Estado y la Iglesia”. "Ambas instituciones eliminan la configuración de una conciencia individual, la idea del mérito y la búsqueda de éste como instrumento de ascenso social. Se asciende en función a las necesidades de la élite del grupo corporativo y de la sumisión que se tenga ante la misma”.
Hay que subrayar que los sistemas corporativos, como el utilizado en México durante los últimos 50 años es adecuado para la reproducción de esta clase de caudillos, caciques u obispos (los Figueroa en Guerrero, los Sabines y los Velazco en Chiapas, entre otros), las tres categorías, provienen de una estructura corporativa similar.
"Es cierto también que caudillos y caciques pueden ser producto de estructuras sociales que no sean corporativas, pero la corporación es una estructura social adecuada a los caciques y caudillos”. Los partidos políticos actuales siguen teniendo una fuerte herencia del sistema corporativo. Por lo general se sigue favoreciendo a los hombres del aparato y no a los hombres de mérito. El político mexicano busca, por medio de la integración a camarillas y de su sumisión a las mismas, el mecanismo de ascenso político y social.
Se siguen observando en la actualidad prácticas de corrupción generalizada, las cuales aniquilan a las individualidades y al mérito, la continuidad de un sistema legal basado en leyes limitadas e imperfectas, que dan inseguridad al individuo hacen requerir protección corporativa; la existencia de nepotismo en el sistema político; y todo esto genera que los valores culturales ligados al pensamiento lógico y objetivo se hacen a un lado, en función de la retórica, la mercadotecnia y la transa.
"Lamentablemente, la existencia de una cultura de la depredación muy extendida al igual que las ansias desmesuradas de un enriquecimiento rápido, sin reparo en problemas de ética, tanto en una buena parte de la iniciativa privada como del gobierno, se busca la riqueza por medio de la transa, la componenda, la evasión y la elusión fiscal, los salarios bajos, la manipulación de la ley, entre otras linduras”.
La eficiencia y competitividad técnica, administrativa y distributiva, únicamente la realizan pocos grupos privados y públicos. En una sociedad con estas prácticas sociales y valores éticos, no es de extrañar, para nada, la mediocridad de la vida política que vivimos.
El principal desafío del gobierno federal actual y de su equipo es la seguridad interna del país. Las cifras de violencia e inseguridad se disparan en este primer trimestre del 2019, fue el más violento de la historia, ya que se contaron más de 8,700 homicidios dolosos en el país, esto es 8.9% más que durante el año 2018.
Guanajuato, el Estado de México y Jalisco lideran en estas funestas estadísticas. Ojalá y la estrategia del presidente AMLO y del secretario Durazo con la creación de la ya tan mentada Guardia Nacional coadyuve a disminuir este índice delictivo y tengamos la tan ansiada paz y tranquilidad en las 32 entidades del país. Si le va bien a López Obrador y a su equipo, le ira bien al país. 
ADENDDUM: un tufo de corrupción se desprende de la administración de Rutilio Escandón en Chiapas, raras coincidencias dejan ver que en el DIF Chiapas dirigido por un personaje de origen tabasqueño favoreció en una licitación a empresas del vecino estado, lugar de origen del Sr. Presidente y del propio Director, casualidad o no habrá que ponerle lupa al desempeño del personaje de marras.

Comentarios