AQUÍ, LAGUNA

Olga Quirarte Ramírez
lunes, 27 de mayo de 2019 · 00:00
¡Superado…! El reto que planteó a los universitarios todos, que son parte integrante de la UAdeC, realizar la revisión histórica de su Estatuto, vigente desde 1975, no se antojaba fácil, toda vez que como ‘‘dicen en el caos, todos ganan...’’, y vaya que tenía que ser el rector Salvador Hernández Vélez quien acometiera la tarea, postergada con  malas o buenas intenciones —según se vea o quiera ver— a lo largo de 44 años, muchos,  incluso, para una institución como  la denominada máxima casa de estudios en Coahuila. La jornada realizada el pasado 23 de mayo, a la que fueron convocadas más de 40 mil universitarios, transcurrió, también, para anotar, de manera tranquila sin sobresaltos —notable en una comunidad de jóvenes, hoy hiperconectados entre sí, por la vía de las nuevas tecnologías— en un tiempo por demás simbólico: el Día del Estudiante. Cabe decir, que el contenido de los cambios aportados por sus hacedores, que estaban ya de facto vigentes, incorporados a la realidad que hoy se vive en el mundo contemporáneo, con temas relacionados con los Derechos Humanos, la perspectiva de Género, la Internacionalización, la Educación Dual, la Educación a Distancia, y en especial, la inclusión de la constitución de sociedades de alumnos, sin que estas formas de agrupación aparezcan, hacen dejar atrás, la mítica e intocable camisa de fuerza en la que devino  el Estatuto  original, que sólo contempló,  pues fue hijo de su tiempo —el tema relacionado sólo exclusivamente, para designar a sus  órganos de gobierno, sus  directivos y ‘‘blindar’’ su autonomía—, y dejó fuera incluso la materia propia de  toda  universidad que se precie de serlo. Hoy, al parecer, estas omisiones han quedado superadas al menos ya en un documento que debe darse a conocer profusamente no sólo en el ámbito universitario al que pertenece,  sino a la sociedad en su conjunto... Y bien, así les pese a algunos, que tampoco se les vio en movimiento de propuesta o de rechazo alguno, la Universidad Autónoma de Coahuila tiene hoy  nuevas reglas de juego, dotadas además de un mecanismo que permitirá a los universitarios, cada seis años, revisarlas, modificarlas, suprimirlas o ratificarlas, según sea el caso, y los vientos políticos que en ese entonces soplen sobre Coahuila. Reconocimiento a tal esfuerzo, a tal trabajo si no es hoy, lo traerá el tiempo al hoy rector Salvador Hernández Vélez, y a quienes a su lado colaboraron estrechamente para alcanzar este importante paso, así como también al gobernador Miguel Riquelme, por respetar la voluntad política expresa de los universitarios coahuilenses en este importante ejercicio de autonomía... Nepotismo, feo vicio arraigado en todas  las burocracias del mundo, y que alcanzó su grado excelso en el Papado, en México éste no podía ser la excepción, y en Torreón menos en  la casi finalizada segunda década del siglo XXI durante la presente administración a cargo de Jorge Zermeño Infante, que señalado por ello, responde al más puro estilo en boga en estos días, es decir, el que utiliza López Obrador para descalificar a sus críticos. Dichos, algunos ingeniosos, y otros no, ya nada, pero nada de argumentos, con documentos contundentes que desmientan a sus críticos y detractores, tengan éstos o no,  intención maliciosa  en ello, que por otro lado, se vale, para  eso y por eso,  son  significados miembros de la oposición  lanzados en la arena política municipal. El hecho es que estos diligentes opositores —esto es la bancada priísta en el cabildo— le señalan con pelos y señales extraídos de la nómina que aparece en la página oficial de la administración zermeñista, a cuando menos 47 personas,  ligadas por estrechos parentescos consanguíneos o civiles, con  las diputadas locales Blanca Eppen, María Eugenia Cázares, así como Juan Antonio García Villa, con el todopoderoso vicealcalde Antonio Loera que perciben algunos abultados salarios, la parentela de la nueva tesorera Mayela Ramírez Sordo, las regidoras Thalía Peñaloza Vallejo, Beatriz Pérez Alemán, Valeria Hernández Morón, el ex líder local del PAN Alberto José Rosales Arcaute, la titular de Atención Ciudadana Claudia Álvarez Hernández,  y hasta el titular de Comunicación  Social, Antonio Zamarrón. Etc, Etc. Esta intrincada red de intereses, explica, pero no justifica el aumento sostenido que registra la nómina  municipal de Torreón, que suma por lo menos 64 millones de pesos mensuales, —760 millones de pesos al año, es decir casi el 30% del presupuesto anual del municipio—, y seguirá en ascenso, pues falta por incluir el costo de cuando menos 200 nuevos agentes de policía en ciernes, que servirán de excusa   justificatoria más adelante. Pero diremos que el nepotismo es en la legislación mexicana,   un delito. Ahí está pues un caso más  para la araña, para nada digo yo mecanismo similar al que deben de estar siguiendo ya los organismos anticorrupción... Y no, no renunciará, sino que llegará al término de su designación que por 15 años obtuvo como magistrada la hoy presidenta del Poder Judicial en Coahuila, Miriam Cárdenas, allá por diciembre de 2020, quien en su reciente visita a Torreón puso en marcha algunas mejoras en las instalaciones que albergan oficinas de este organismo en la ciudad. Entre ellas, ‘‘la primera piedra’’ de una construcción y no como se publicó, de edificio alguno destinado a albergar a la Oficialía de Partes de los juzgados familiares. En su recorrido la magistrada Cárdenas fue acompañada por el  novel magistrado Miguel Mery Ayup y otros más que se descolgaron desde la capital del estado, para hacer tal corte    y estar presentes también en la presentación de  su presidenta ante los grupos empresariales  que  no entienden, que no entienden suficientemente, aún los nuevos mecanismos  con los que opera  hoy, parte de la impartición de justicia en Coahuila... Más que mal cayó entre los  obreros sindicalizados de las dos secciones  del sindicato minero que laboran en las factorías de Peñoles ubicadas en Torreón, la información que de manera pública dio a conocer el directivo de la misma Rafael Rebollar, en el sentido de que Peñoles no entregará este mes que termina,  reparto de utilidad alguna, pues no las obtuvo en el año fiscal, hecho que deberá de probar ante autoridad laboral o fiscal según sea el caso, pues quién va a creer que no  las hay, cuando se anuncia la expansión de  sus instalaciones no sólo en la nueva planta de zinc, sino también en otros proyectos de producción  de energías limpias. 

Comentarios