EN ESTE DIARIO VIVIR

De ética y otras cuestiones

Por Manuel Fragoso Álvarez
miércoles, 14 de agosto de 2019 · 00:10

Vivimos en un mundo  en donde la violencia se ha enseñoreado  en todos y cada uno de los rincones, del país, del estado y de nuestra  propia comunidad.
Aunado a éste, hay otros problemas más fuertes que hoy nos agobian como: la escasez de agua en el planeta, el calentamiento global, las especies en peligro de extinción,  los bosques  que se pierden día a día, el adelgazamiento de la capa de ozono, la falta de energía mundial, tenemos que encontrar la solución con nuestro compromiso social así como la práctica de los valores como una alternativa de solución.
Dice el filósofo español Fernando Savater,  -a propósito de esto que pasa tanto en  México como en el mundo-, que las  cosas  están muy mal y reconoce que éstos son tiempos de incertidumbre, pero  que nadie va a venir a salvarnos. Y, que por esta razón, nuestra decisión es  simple: o se elige ser un ciudadano comprometido que busca hacer algo para que las cosas cambien o se opta por ser un vasallo que  sólo calla y obedece. Es por eso que hay que encontrar soluciones, estudiar más, comprometerse, criticar, pensar, pero sobre todo, actuar más. 
Con base en lo anterior en la búsqueda de soluciones, es necesario facilitar la incorporación de la ética y ciudadanía, en las instituciones educativa, a través del currículo por medio de actividades de aprendizaje en diversos cursos disciplinares que forman el plan de estudios, tanto de educación media como de bachillerato, buscar esta transversalidad de la  ética y ciudadanía en todas las materias, con la finalidad de que nuestros estudiantes, tengan acceso a  conocer y tratar de resolver los problemas contemporáneos que se presentan  a diario en nuestro entorno social, familiar y cultural. 
Es innegable que hoy por hoy nuestro planeta entero vive una nueva realidad; cambios climáticos, caídas de gobiernos y gobernantes (tanto de derecha como de izquierda en el mundo), innovaciones tecnológicas que nos rebasan y algo que nos está preocupa pues aumenta  día con día: la violencia e inseguridad.
En pleno Siglo 21 observamos una serie de cambios en el mundo y los que tenemos más de cuarenta años  los vemos con una mezcla de incredulidad y miedo, hoy la computadora es de uso cotidiano, la charla es por medio de “chats” y todo es meramente virtual: hay mascotas virtuales, viajes virtuales, sexo virtual,  mujeres, juegos de guerra y amigos virtuales.
¿Cómo será la “nueva” moral? ¿Habrá que crear nuevas reglas basadas en los valores actuales? O es que este hombre del Siglo 21 está destinado a vivir con una  moral más flexible? La vida actual se ve inmersa en problemas que llevan  a la necesidad de una ética que regule la actividad humana, porque el hombre no debe actuar como si sólo lo impulsara “la ley de la selva”, debe de hacerse una disposición moral inscrita en los seres humanos. 
No debemos dejar que la ciencia se convierta en un estudio especializado de meras cuestiones técnicas y ponga de lado los razonamientos éticos, alejándose de los problemas reales,  pues al final  sólo nos darían una visión fragmentada de la realidad, como si el espejo en donde se reflejara el mundo se hubiese roto en mil pedazos.
Se necesita tener una imagen global de lo que es el universo y lo que es la vida, de lo que somos nosotros y lo qué queremos ser, pero sobre todo en el  diario actuar, hay que replantear la estructura académica, incluir dentro del aula actividades que haga reflexionar a los estudiantes, hay que hacer valer, tanto la ética como  las normas  sociales que tenemos para vivir en  una  mejor sociedad, que debe buscar en todo momento la verdad y el progreso de los seres humanos en general. 
La moneda está en el aire, se trata de cambiar o fenecer, de mejorar el entorno o abandonarlo y destruirnos a nosotros mismos. No cartilla moral, sino una ética participativa.
 

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios