Capitanes

Fuente: Agencia Reforma
miércoles, 11 de septiembre de 2019 · 01:09

CIUDAD DE MÉXICO.- José Román… El capitán de Nissan en México arrancó a nivel mundial la fabricación del nuevo Versa 2020 en su planta de Aguascalientes. Encabeza el nuevo proyecto de producción de sedanes con tecnología de gama alta para lo cual invirtieron 278 millones de dólares en su ruta hacia la manufactura 4.0.
FUTURO INCIERTO
Si alguien dice que el desabasto de medicamentos en las instituciones de seguridad pública del país ya estaba tocando un punto crítico, lamentamos decirle que la cosa se puede poner aún peor. 
Recuerde que desde hace casi cuatro meses, la Secretaría de Hacienda, que lleva Arturo Herrera, organizó un nuevo proceso de compra que pretendía sustituir a la megacompra consolidada 2019, organizada por el IMSS, que encabeza Zoé Robledo. 
Sin embargo, los ganadores de dicha megalicitación siguen todavía abasteciendo de medicamentos a las clínicas y hospitales públicos del país, pues el nuevo proceso, aunque ya tiene ganadores, sigue sin ejercer los contratos.
El asunto es que gracias a que se contaba con contratos bien armados se siguen haciendo llegar medicamentos a todo el país.
Pero es momento que la Canifarma, que capitanea Rodrigo Puga, y la Asociación Nacional de Distribuidores de Insumos para la Salud, que lleva Jesús Arenas, se preguntan cuándo y cómo se llevará a cabo el proceso de compra para 2020.
En otros años, la licitación se estaría lanzando a inicios de septiembre y hasta ahora no hay señales claras de si habrá megalicitación o será un proceso nuevo.
SE NIEGAN A PAGAR
A lo mejor a usted el nombre Tracovesa no le suena, pero quien sí lo conoce bien es la filial de Pemex conocida como Pemex Logística (PLOG), que ahora lleva Javier González del Villar.
Se trata de una empresa con sede en Reynosa y que es representada por José Luis Velarde Jiménez. La citamos porque el 31 de agosto del año pasado, firmó un contrato con PLOG para el servicio de mantenimiento de activos que hasta ahora no se conocía públicamente.
 Tracovesa era el cliente y PLOG quien proveería el servicio.
Los “activos” son un ducto e instalaciones superficiales que esa empresa construía para suministrar gas húmedo al Complejo Procesador de Burgos, Tamaulipas. PLOG se encargaría de los mantenimientos, manejo de residuos peligrosos, reparaciones de emergencia y disputas sociales, entre otros.
La novedad es que esta alianza terminó en tribunales. Tracovesa reclama a PLOG el pago de 42.8 millones de dólares por daños y perjuicios, y el cumplimiento forzoso del contrato, pues alega no fue respetado por la empresa del Estado.
El pasado 2 de septiembre, la jueza federal Elizabeth Vargas admitió a trámite la demanda, pero le negó una medida cautelar consistente en que PLOG se abstenga de ceder el derecho de vía para el ducto a una nueva empresa.
Como siempre ocurre en estos casos el litigio va para largo.
DAÑOS A SALAMANCA
No se salga del ámbito de Pemex, que le vamos a platicar algo también interesante.
Nos comentan que las fallas que tuvo hace unos meses la refinería de Salamanca —e incluso su eventual paro de actividades a principios de año— se debieron a la inyección de crudo pesado, un tipo de petróleo para el cual no está diseñada.
Esto ocurrió cuando estalló la estrategia contra el robo de combustible en el país y comenzaron a bajar los inventarios de gasolinas y diesel.
Dicen que fue la misma Rocío Nahle, Secretaria de Energía, quien dio la orden de mandar el crudo pesado, cuando la refinería está hecha para trabajar con crudo ligero.
En su momento se supo que los equipos de esa refinería llamada “Antonio M. Amor” habían sufrido daños en algunas de sus plantas reformadoras, sin tener clara la razón, y que por la falta de MBTE, aditivo indispensable para terminar con el proceso de refinación de los combustibles, tuvo que parar. 
Pero ahora se sabe que fue la entrada de crudo pesado el origen de los problemas de la refinería construida en 1950.
 A pesar de ello, Salamanca es la única que trabaja a más del 50 por ciento de su capacidad.
GASTO EFICIENTE
Quien presume cambios en la forma sobre cómo gasta en sus compras es Carlos Martínez, capitán del Infonavit.
Mire, según un reporte de las adquisiciones que hizo ese instituto hasta agosto pasado, éstas sumaron 6 mil 129 millones de pesos, lejos de los 8 mil 560 millones de pesos que se gastaron en el mismo lapso de 2018.
Pero el asunto no es tanto la diferencia en los montos. Lo que parece mejor aún es que mientras en el periodo referido del año pasado sólo 15 por ciento eran compras mediante concursos abiertos, para este 2019 ese porcentaje ya va en 55 por ciento.
Vamos a ver cómo se comporta ese indicador hacia el cierre del año, pues por lo pronto estos números le permitieron a Martínez reportar al Consejo de Administración que se está gastando menos porque se ejerce mejor el presupuesto a través de licitaciones.
capitanes@reforma.com

Valorar noticia

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios