Análisis

70 años de los Convenios de Ginebra

JORDI RANCH / EL UNIVERSAL
miércoles, 1 de enero de 2020 · 00:00

El año 2019 marcó el 70º aniversario de los cuatro Convenios de Ginebra, que son de los pocos tratados en haber sido ratificados universalmente por los Estados de la comunidad internacional.

Se centran respectivamente en establecer reglas sobre la guerra terrestre, marítima, el trato a los prisioneros de guerra y a la población civil. Se considera que constituyen la piedra angular del Derecho Internacional Humanitario (DIH), ese conjunto de normas que, por razones humanitarias, trata de limitar los efectos de los conflictos armados, de proteger a las personas que no participan (civiles, personal sanitario, miembros de organizaciones humanitarias) o que han dejado de participar en los combates (heridos, enfermos, náufragos, prisioneros de guerra), y de limitar los medios y métodos de hacer la guerra.

Las normas que contienen los Convenios de Ginebra tratan también cuestiones como la prohibición de la tortura y el derecho de las familias a conocer la suerte de sus familiares desaparecidos. Debido a que el DIH no juzga los motivos por los que han estallado las hostilidades, todas las personas, incluido el enemigo, tienen derecho a recibir protección. Los Convenios defienden entonces la idea de que incluso las guerras tienen límites.

Es cierto que los Convenios de Ginebra y las leyes de la guerra no impiden por sí solos los horrores de los campos de batalla. Sin embargo, la realidad tiene muchos más matices. Los comportamientos apegados a las normas previstas en los Convenios que atestiguamos diariamente en zonas de conflicto muestran cómo estas pueden reducir de manera significativa el sufrimiento humano.

Para que mantengan su eficacia, los Convenios deben ser respetados. Ya desde su primer artículo, un texto que se repite en cada uno de los cuatro Convenios plantea la obligación para los Estados parte de "respetar y hacer respetar el presente Convenio en todas circunstancias". Esto confirma la naturaleza muy especial de los Convenios, y el hecho de que los intereses que protegen son tan fundamentales para la persona humana que todos los Estados tienen interés en la observancia de sus preceptos.

Desde la Conferencia Constitutiva de octubre de 1863, que dio lugar a la Cruz Roja, la Conferencia Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja se ha reunido en treinta y tres ocasiones. La última de ellas ha sido este mismo mes de diciembre. Este evento cuatrienal, desprovisto de carácter político, permitió examinar nuevamente cuestiones humanitarias fundamentales de interés común, y que se formularan compromisos conjuntos.

Entre las metas de todas estas conferencias se encuentra el favorecer la observancia del DIH y su desarrollo; fomentar el respeto de la dignidad de las personas, mediante el fortalecimiento de políticas y marcos jurídicos; y configurar el programa humanitario mundial.

Una de las resoluciones aprobadas durante la 33ª Conferencia Internacional, y que guiará el actuar de los Estados durante los próximos cuatro años, se intitula "Acercar el DIH: hoja de ruta para una mejor implementación del derecho internacional humanitario a nivel nacional".

Esta resolución, adoptada por consenso de 162 Estados y 187 Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, se reafirma que el DIH "mantiene su pertinencia, hoy más que nunca, en los conflictos armados, tanto de carácter internacional como no internacional, aun cuando la guerra contemporánea presenta nuevos desarrollos y desafíos".

Con ella se insta a todas las partes en conflictos armados a cumplir con sus obligaciones en virtud del DIH, y se recalca la importancia de difundir el DIH entre funcionarios, parlamentarios, fiscales y jueces, así como al público en general.

El DIH marca una diferencia indudable para muchas personas que luchan por sobrevivir durante los conflictos armados. A 70 años de su adopción, los Convenios de Ginebra siguen siendo tan necesarios y vitales para disminuir sufrimiento, como en el momento de su concepción.
 

Valorar noticia

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios