Apartado 40

Cuando invitas a Dios

PATRICIA E. GARZA VÁSQUEZ
sábado, 18 de enero de 2020 · 01:25

Cuando invitas a Dios a que maneje tu vida, ésta cambia radicalmente. Quizás no lo creas, pero con fe, para Dios nada es imposible. Hoy al iniciar esta columna le pedí a Dios una palabra para ti y tengo el “pan de vida” que tiene versículos y me dio este mensaje para ti: “El Señor frustra los planes de las naciones y hace fracasar todas sus intrigas. Pero los planes del Señor se mantienen firmes para siempre; sus propósitos nunca serán frustrados” Salmo 33:11 y 12 (NTV)

¿Sabes la razón de que tú estés aquí? Quizás digas, para cumplir mis sueños, para vivir la vida a mi manera, pero no… Desde que estabas en el vientre de tu madre, Dios ya tenía un propósito para ti, Jeremías 1:5.

No es casualidad que estés leyendo esta columna, Dios por algo te tiene aquí y nunca es tarde para saber cuál es el propósito de Dios en nuestra vida. Unos serán sanadores, otros profetas, unos más predicadores, otros maestros, pero Dios tiene preparado algo para ti. Y Él te ha dado un don a ti, para que con ese talento puedas invitar a gente a sumarse a los seguidores de Cristo.
Los salmistas, adoradores o cantantes que se inspiran en Cristo para cantar, o aquellos que componen canciones para Cristo, quizás escuchaste ya el nombre de alguno de ellos como Marcos Witt, Danilo Montero, Marcos Vidal, el que ya partió a Dios, Julio Melgar, Marcos Barrientos, Marcos Brunet y la lista es interminable... al escuchar una canción para Cristo empiezas a sentir una emoción única, a mí me pasó con una canción de Hillsong que se llama “En la cruz”, tu vida empieza a cambiar poco a poco, hay cosas que no te explicas dejar de hacer y comienzas a hacer otras que no hacías.

Hace varios años conocí un estilista aquí en la localidad “Gerarld” muy conocido por su talento para cortes y peinados, aún recuerdo que cuando me lo recomendaron nunca lo pude encontrar y ahí conocí a mi estilista de cabecera “Doris”, una chica que se convirtió en la estilista de toda la familia hasta la fecha.

“Gerarld” era conocido por su ambiente bohemio, pero una vez alguien le habló de Dios y dedicó sus últimos años a predicar el Evangelio a quien se topaba con él y eso me agrada, porque Dios no selecciona personas muy buenas, sino personas algo “desordenadas” en su vida para que tú y yo podamos ver el cambio en ellos en el nombre de Jesús, y “Gerarld” no fue la excepción.

Ahora sé dónde se encuentra este extraordinario estilista que sí tuve la oportunidad de conocer y de tratar, junto al creador. Y así como él hay mucha gente que un día decide entregar su vida a Dios, y ¿cómo le hacen? Una sencilla oración de todo corazón que dice así: (Puedes usar tus propias palabras) “Señor Jesús, te pido perdón por todos los errores que he cometido, hoy, te reconozco como mi único Salvador y pongo mi vida en tus manos y a partir de hoy tú la guiarás conforme a tu propósito, todo esto te lo pido en el nombre de Jesús, amén”, y verás como tu vida cambia. ¡Hasta la próxima!
 

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios