RAZONES

El panista Muñoz Ledo

Arlequín/ El Universal
sábado, 25 de enero de 2020 · 00:00

No hay nada más triste que ver a un hombre con el corazón roto. Pues así, asegura Porfirio Muñoz Ledo, lo ha dejado Morena y su llamada Cuarta Transformación.

 “Morena se sale de mi corazón, de mi ilusión, y eso me da una pena inmensa… (actuó) como un partido de línea, más eficaz que el PRI… es un salto atrás de 20 ó 30 años”, lamentó el miércoles pasado Muñoz Ledo, en entrevista con El Universal, luego de que le impidieron el uso de la palabra en la Comisión Permanente del Congreso para criticar la actuación de la Guardia Nacional durante una confrontación con migrantes centroamericanos.

 Todo el desaguisado surge luego de que Muñoz Ledo calificó como una “salvaje agresión cometida por la Guardia Nacional” la forma en la que los policías-militares impidieron, en la frontera sur, la entrada al territorio nacional a un grupo de migrantes que formaban parte de una caravana de hondureños que buscan llegar al territorio de Estados Unidos.

 Pero también él tiene la culpa. ¿En qué cabeza cabe criticar las políticas del gobierno federal, y más cuando ese gobierno es del mismo partido? ¿Pues qué pensará don Porfirio? ¿Acaso creerá que está en un país del primer mundo, en el que por el simple hecho de ser el actual vicepresidente de la Comisión Permanente del Congreso puede desaprobar la manera en que el gobierno, que está transformando por cuarta ocasión a México, decide soberanamente cuidar sus fronteras?

 ¿Qué no entiende don Porfirio? ¡Los están protegiendo! Parece mentira que con todas las tablas políticas y diplomáticas que tiene no pueda comprender que si no los dejan pasar es para que no vayan a ser carne de las peligrosas bandas de traficantes de personas que operan en México, como lo ha dicho el mismísimo líder máximo de la Cuarta Transformación y presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

 ¿Que por qué las autoridades no impiden que esas bandas operen? Eso no es tema en este momento, el caso es que están aquí y son muy peligrosas, así que como dirían los padres y madres de la vieja guardia: “Esto me duele más a mí que a ti, pero es por tu bien”.

 Ahora, no toda la culpa es del diputado Muñoz Ledo. Recuerden ustedes, amigas y amigos lectores, que cuando inició el sexenio la política hacia los migrantes de Centroamérica era de puertas abiertas y ahora es de puertas cerradas, pasador, tranca y Guardia Nacional con gas y un garrote detrás de la puerta. Pero hay que comprender que la política es así, a veces se abre la puerta y a veces se cierra, y entre tanto abrir y cerrar el zaguán cualquiera se puede confundir y salir machucado.

 Pero al parecer, don Porfirio considera que quien dice cuando se abre, o cuando se cierra la puerta en la frontera sur de México es el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

 “Es una dinámica de los Estados Unidos que nos puede llevar a los peores excesos y que mantiene contentos a los norteamericanos”, dijo don Porfirio sobre la manera que ha adoptado la 4T para cuidar la frontera, y aseguró que el actual gobierno de México ha impedido, como ha podido, la migración por el sur porque hay un compromiso expreso con los Estados Unidos, que al no poder cerrar la frontera norte tapa la sur.

 Y de plano don “Porfi” se tira a matar con sus críticas al decir que lo hecho por el gobierno de la 4T en la frontera sur es peor que el muro de Trump: “México no es el muro de Trump porque el muro no pega, sería más benévolo que hiciéramos uno en el Suchiate”. Eso sí calienta, diría un alto morenista que vive en el primer cuadro de la ciudad, específicamente en el Palacio Nacional.

Y si quiere más calor... también dijo que: “durante toda su vida política el presidente López Obrador dijo que no reprimirá la agresión a migrantes… y la golpiza fue fatal, tremenda, impropia de un país que se siente democrático”. ¡Zas!
Ya antes, por ahí de julio, el diputado dijo que la actual política migratoria del gobierno de México estaba ayudando a la reelección de Trump.

¿No será que don Porfirio es más conservador y fifí de lo que parece? ¿No será un infiltrado, un topo de la extrema derecha enquistado en la 4T? ¿Tendrá algo que ver con el neoporfirismo que tanto critica el presidente AMLO?

¿O acaso será que don Porfirio quiere ser el candidato presidencial del PAN en el 2024 y ya empezó con su campaña? Y que además ha ubicado a Marcelo Ebrard como su enemigo a vencer... Vea, el miércoles Muñoz Ledo emplazó a un debate a quienes han sido obsequiosos con Estados Unidos al permitir que se violen los derechos humanos de migrantes en la frontera sur para “sacar boleto, mínimo para estar en la sucesión [presidencial]”.

Y, como usted bien lo sabe, quien negoció el acuerdo con Estados Unidos, en el que México prometió un mayor control de la frontera sur a cambio de que no se aplicaran aranceles a las exportaciones mexicanas, fue el canciller Marcelo Ebrard, que dicho sea de paso, es también el único miembro del gabinete que es visto por propios y extraños como un aspirante serio a suceder en 2024 a AMLO. Así que, sin duda, el reto a debatir es para don Marcelo.

Visto lo anterior, valdría la pena que la 4T esté pendiente de los pasos del crítico Muñoz Ledo, no vaya a ser que algunas de esas lágrimas por el corazón roto sean de cocodrilo. Desde luego de un cocodrilo conservador.

 ME CANSO GANSO. Honor a quien honor merece

Hay de Arlequines a Arlequines. Hace una semana este modesto Arlequín le presentó siete mexicanos ejemplares, y en especial honorables, que podrían comprar el avión presidencial con valor de 130 millones de dólares. Sin embargo, nunca pasó por la cabeza de este Arlequín la mejor de las opciones: ¡Una rifa! Vender seis millones de boletos a 500 pesos cada uno. ¡Genial! Eso sí es de profesionales, de mentes privilegiadas, no de aprendices. Nobleza obliga. ¡Chapeau!

Valorar noticia

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios