Índice

POR EDUARDO J. DE LA PEÑA
miércoles, 25 de marzo de 2020 · 01:11

La ambigüedad del vocero de la crisis sanitaria en México, el subsecretario López-Gatell, raya en lo negligente, pues lejos de generar certeza provoca más dudas, inquieta a la población y orilla a los gobiernos locales a ir improvisando medidas que no en todos los casos resultan eficientes.

El inicio de la Fase Dos, marcado por la circunstancia de que ya hay en el país casos locales de contagio, lo acompaña el gobierno federal de un acuerdo en el que ordena “suspender temporalmente las actividades de los sectores público, social y privado que involucren la concentración física, tránsito o desplazamiento de personas”, esto sería prácticamente todas, aunque luego exceptúa a todas aquellas que resulten necesarias para hacer frente a la contingencia.

Pero el subsecretario de Salud en la mañanera, lejos de ser claro y admitir que están suspendiendo toda actividad laboral no esencial --muchos giros del comercio, la industria y los servicios estarían incluidos-- pide poner en práctica planes de continuidad.

No hay claridad, ni firmeza, y eso crea un vacío, ¿con esta Fase Dos pueden o no las empresas invocar lo previsto en la Ley Federal de Trabajo ante una contingencia sanitaria?, claramente dice que si la hay, la obligación para los patrones es pagar una indemnización equivalente al salario mínimo hasta por un mes, eso es trascendente y se tendría que decir con toda precisión.
Y todo este enredo que genera la autoridad federal viene luego a repercutir en las comunidades y se dan situaciones como la que se vivió este martes en la Sierra de Arteaga. 

La presión ante una versión difundida irresponsablemente sobre un “sospechoso de coronavirus” haciendo turismo en San Antonio de las Alazanas, orilló al alcalde Everardo Durán a instrumentar filtros en los puntos de acceso a los cañones de la Sierra, para restringir el arribo de paseantes.

La medida no siguió un protocolo, se generó confusión incluso entre los responsables de esos retenes, y en algún momento ya no se dejaba pasar tampoco a proveedores de materiales y servicios para las actividades productivas de la región.

Los paseantes también se la tomaron mal, y aunque es una medida preventiva lógica, hay a quienes no les importa el riesgo y la emprendieron contra los elementos de Protección Civil.

Todo esto no pasaría si a nivel nacional hubiera disposiciones responsables y claras.

Adicionalmente, este martes se multiplicaron las protestas de trabajadores del Seguro Social, que ahora se manifestaron también en Saltillo y Monclova, pues se sienten vulnerables al no tener instrumental indispensable para prevenir contagios durante la atención a pacientes con sospecha de coronavirus.

El riesgo no es menor, pues aunque afortunadamente no se han dado en lunes y martes nuevos casos positivos en Coahuila, no podemos perder de vista que también hay una alta incidencia de influenza, que es igual de grave para pacientes vulnerables, entonces todo el personal médico tendría que estar debidamente protegido.

Ya en temas hospitalarios, quien convalece en un nosocomio de la Ciudad de México es el ex gobernador Humberto Moreira, quien sufrió un infarto, por lo cual debieron colocarle dos stent para liberar el flujo arterial.

El ex gobernador se reporta de buen ánimo, reconociendo la atención hospitalaria que recibe, y asimilando la orden médica de dejar de fumar.

No todas son malas, si se trata de reconocer a quienes hacen bien las cosas, debe reconocerse la actitud responsable y profesional ante esta contingencia de la directora de Prevención en la Secretaría de Salud de Coahuila, la doctora Martha Romero Reyna, y el personal de epidemiología en la Jurisdicción Sanitaria Ocho,  la que corresponde a Saltillo.

Con todo y la carga de trabajo que tienen por la situación que se está viviendo, este equipo se ha mantenido también al pendiente y en un monitoreo constante de quienes van llegando a la entidad después de una estancia en países en que hay casos confirmados de coronavirus.

Ahí sí que dependen de la responsabilidad ciudadana, primero para notificar el arribo, que ahora se puede hacer a través del 911, y después para seguir las indicaciones.

Seguramente esta labor ha ayudado a que mantengamos en Coahuila una situación controlable.

edelapena@infonor.com.mx

Valorar noticia

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios