Víctimas de accidente vehicular en Oregon eran guatemaltecos

lunes, 2 de diciembre de 2019 · 18:20

SALEM, Oregon, EE.UU.-Los hombres y jóvenes guatemaltecos habían trabajado toda la semana en una de las granjas de árboles de Navidad más grandes del mundo, subiendo abetos a camiones para enviarlos a todo Estados Unidos.
De entre 14 y 64 años, los 13 empleados se dirigían a casa el viernes en la noche cuando su camioneta tipo van se estrelló con una pickup en una intersección en Salem, Oregon. Tres de ellos fallecieron en el choque y otros tres fueron enviados al hospital, dos de ellos en estado de gravedad.
Los que fallecieron son Andrés Alonzo Canil, de 41 años, y Miguel Alonzo Lucas, de 39 años, informó el Departamento de Policía del condado Marion. Los agentes aún están tratando de identificar a la tercera persona que murió.
La tragedia deja ver que, al igual que gran parte de la agricultura, el sector de los árboles de Navidad de Oregon _el mayor del país_ depende del trabajo de los inmigrantes.
"Nadie se percata de lo duro que es trabajar en esas granjas, en el frío y durante largas horas", dijo José Mota González, un contratista que organizó que los hombres acudieran a laborar a Holiday Tree Farms en Corvallis, Oregon.
Holiday Tree Farms es el proveedor al mayoreo de árboles de Navidad más grande de Oregon, con una entrega anual a todo Estados Unidos y varias partes del mundo de más de un millón de árboles que crecen en sus 3.500 hectáreas (8.500 acres).
Minutos antes de la colisión entre la van y la pickup, Mota González les había entregado la paga semanal a los empleados. El día previo, en Acción de Gracias, hizo que les enviaran pollo, puré de papas y tortillas a los trabajadores para que festejaran el feriado estadounidense.
Tras el accidente, fue al lugar donde ocurrió a unas cuadras de su casa, pero los rescatistas no permitían que se acercara la gente mientras los fallecidos y lesionados eran trasladados. Los conductores de ambos vehículos sobrevivieron. La amplia pickup impactó a la van por un costado, y quedó atorada entre ésta y un poste de luz.
"Fue impactante", dijo Mota González. "Acababa de verlos a todos. Ves sus caras felices, y luego ya no están".
Los trabajadores vivían en Woodburn, Oregon, y en los alrededores añadió. Se desconocía de qué parte de Guatemala eran originarios, dijeron Mota González y el Departamento de Policía.
El contratista indicó que escuchó que los cadáveres serían enviados de regreso a Guatemala.
 

Valorar noticia

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios