FUERTES AGUACEROS

Ponen a prueba la infraestructura de Irak

viernes, 3 de mayo de 2019 · 01:45
YOUSSIFIYAH, IRAK (AP).- Años de pocas lluvias y veranos abrumadores han dado paso al invierno más mojado en mucho tiempo en Irak, que revivió ríos y lagunas y alivió los problemas de un país que enfrenta una severa escasez de agua en la era del cambio climático.
Las lluvias llenaron de agua fresca los pantanos del sur de Irak --una región que algunos estudiosos consideran el Jardín del Edén de la Biblia-- y permitieron el cultivo de granos y cereales en tierras hasta hace poco resecas.
El diluvio puso además a prueba la capacidad de una infraestructura del siglo 20 de adaptarse a las imprevisibilidades climáticas del siglo 21.
Alimentados por lluvias y el derretimiento de la nieve de las montañas de Turquía e Irán, los ríos Tigris y Éufrates y sus numerosos tributarios se vieron rebalsados e inundaron llanuras y ciudades en Irak, a pesar de la considerable red de represas y canales con que cuenta el país. Y a pesar de que el clima tiende a ser más caluroso y seco, un mes de abril inusualmente frío combinado con una humedad alta dañaron las cosechas de los campos de los alrededores de Bagdad.

Comentarios