... PARA TODA LA VIDA

Cumplen Ninfa y Antonio 73 AÑOS DE FELIZ MATRIMONIO

La pareja contrajo nupcias el 1 de enero de 1946 en la Catedral de Santiago de esta ciudad capital
jueves, 16 de mayo de 2019 · 00:00
Por Hilda Soria 
En este 2019, don Antonio García Saucedo y doña Ninfa Sabag Cedillo cumplen 73 años de unión matrimonial. La pareja contrajo matrimonio el 1 de enero de 1946 en la Catedral de Santiago, ceremonia a la que no acudieron familiares de Ninfa por ir en contra de su decisión.
SUS ORÍGENES
Ninfa Sabag Cedillo, quien nació el 14 de marzo de 1927 en General  Cepeda, Coahuila, es hija de un emigrante libanés, don Salomón Sabag Esfewe y de Petra Cedillo Villegas; Ninfa por las creencias de su padre de acuerdo a su cultura, no asistió a la escuela; tuvo maestros particulares y nunca completó su instrucción básica, pero aun así, emprendiendo negocios y trabajando con ahínco y gran espíritu de servicio, fue dirigente de varias agrupaciones en Saltillo (CANACO, Industriales de la  Masa y la tortilla, Defensa del Patrimonio Familiar) y hasta obtuvo una nominación como suplente para una diputación.
Don Antonio García Saucedo nació en esta ciudad el 13 de junio de 1926, cursó estudios de contador y se dedicó al trabajo administrativo en diferentes ciudades, se desempeñó como pagador en aserraderos y en la Secretaría de Obras Públicas.
UN TRISTE RECUERDO
El matrimonio vivió en Saltillo varios años, en los que nacieron Ninfa, Antonio y Virginia, y por cuestiones de trabajo,  la familia se trasladó a la Ciudad de México y fue precisamente en la capital que los García Sabag vivieron una experiencia espantosa, pues Ninfa, su hija mayor les fue robada, pero con la colaboración de sus vecinos y un militar, la rescataron horas más tarde; este triste recuerdo aún vaga en su mente.
EN OAXACA, CHIAPAS Y NUEVO LEÓN, FORJAN SU HISTORIA
En México, el matrimonio recibió a Emne; posteriormente se mudaron a la ciudad de Oaxaca, donde don Antonio laboró como pagador en diferentes aserraderos, etapa que le regaló muchas aventuras como cabalgar a través de ríos crecidos, entre otras; en Ixtlán de Juárez nacieron sus hijos Gladys y Fernando Salomón y se convirtió a la religión cristiana.
Por cambio de empleo, la familia se fue a vivir en la Sierra de Chiapas, donde dejaron lazos entrañables y un sinnúmero de amistades.
Por el estado de salud delicado de la mamá de doña Ninfa, "Mamá Petrita”, la familia se trasladó a Monterrey, donde don Antonio trabajó en los caminos de Nuevo León y doña Ninfa en la recién llegada empresa Tupperware, en la que se desarrolló al máximo. 
Fue en la Sultana del Norte donde nació la más pequeña de sus hijos, Laura Ninarth, quien estuvo delicada de salud, por lo que permanecieron un largo período en esa ciudad y tras la muerte de "Mamá Petrita”, cambiaron su residencia a esta ciudad.
RADICAN EN SALTILLO
Ya en la capital, emprendieron múltiples negocios familiares como una papelería, supermercados, tortillerías, mensajerías, hasta una vulcanizadora. Aquí fue donde sus hijos culminaron sus estudios y se casaron.
LA FAMILIA CRECIÓ
De su matrimonio se formaron siete hermosas familias: Ninfa se casó con el Lic. Guillermo Alcázar Aguilar; Antonio con la arquitecta Dora Elizabeth Leyva Moreno; Virginia con Ramón Escobar Alvarado (+); Emne con el señor Roberto Hamadani Sabag (+), Gladys con el doctor Ricardo Berlanga Santos, Fernando con la señora Luz del Carmen Jaramillo Obregón y Laura Ninarth con  Eduardo E. Sierra Lugo.
Sus descendientes recibieron con alegría la llegada de 18 nietos, quienes hoy ya son jóvenes matrimonios; ellos son Ninfa Dinorah, Aldo César Cortez Alcázar, Edra Ninarth, César Alejandro Ochoa Alcázar, Guillermo Gibar, Brisa Alcázar Flores, Amir Yahaver, Karina García Briones y Ericka Elizabeth. 
Además de Rodolfo Fernández García, Ramón Josafath, Yessica Alejandra Escobar Decena, Ninfa Nacira, Rodolfo Moncada Escobar, Virginia Nesath y Gerardo Alvarado Escobar, Antonio Nassif Escobar García, Faruck y Vero Hamadani Aguillón y Mohamed Hamadani García (+), Ricardo Azgad y Blanca Yazmín Berlanga Acosta, Gladys Scherezade, Rodrigo Galindo Berlanga, Fatme Yazmín, William De la Peña García, Neyzle Salomé, Paula Fernanda, Eduardo Antonio y Diego Gadiel Sierra García.
LLEGARON LOS BISNIETOS
Algunos de los nietos ya son papás y los bisnietos llegaron, ellos son: Aldo César, Fernando Asiel, Ana Dilián Cortez Alcázar, César Alejandro, Edra Ninarth, Karol Ochoa Alcázar, Miranda García Briones, Rodolfo, Mauricio, Diego Fernández García, Yamilé Alejandra, Fernando, Leyla Escobar Decena, Valeria, Aisha Moncada Escobar, Victoria Mariel (+), Gerardo Ali Alvarado Escobar, Mohamed Hassan Escobar Sabag, Hazem, Robert, Mohamed Hamadani Aguillón, Ricardo, Daniel y Abigaíl Berlanga Acosta, Rodrigo y Santiago Galindo Berlanga, Julio y Ezequiel De la Peña García y Rafael Salomón Fuentes García. Recientemente nació el primer tataranieto, llamado Anuar.
SU HERENCIA
El matrimonio de don Antonio y Ninfa heredó a sus hijos y nietos el ejemplo de disciplina, trabajo y servicio al prójimo y por sus padres; cada uno creció y multiplicó sus familias formando grandes ciudadanos y profesionistas, enalteciendo así los valores que les inculcaron.
UN MATRIMONIO EJEMPLAR
Don Antonio y Ninfa no padecen enfermedades crónicas, sólo sus cuerpos ya están cansados y sus mentes un poco confusas por el paso de los años, pero siguen fuertes y juntos dando un claro ejemplo de un matrimonio ejemplar.

Galería de fotos

Comentarios