TERESO MEDINA RAMÍREZ

El trabajador, nuestra razón de ser

Es hacia donde deben orientarse las políticas públicas y proyecto de nación
martes, 14 de enero de 2020 · 00:30

Su educación inicial fue en escuelas rurales y se convirtió en abogado laboralista gracias a una beca que le otorgó el ex líder nacional de la CTM, Fidel Velázquez, y eso impulsó a Tereso Medina Ramírez a fundar en Saltillo la Universidad Laboral de México 4.0 Miguel Ramos Arizpe, donde se formarán los trabajadores y sus hijos, además de formar los nuevos liderazgos sindicales que se requieren en el país.

Este nuevo proyecto del dirigente estatal de la CTM iniciará clases en marzo de este año y tiene el respaldo académico de la Universidad Autónoma de Coahuila.

En México está vigente una reforma laboral desde el 1 de mayo del 2019, con la que se inició la democracia interna en los sindicatos, y la apuesta de Tereso Medina es garantizar una mejor capacitación de sus trabajadores y sobre todo la formación de nuevos liderazgos, para competir con los sindicatos que se han formado y los que están por venir.

Esto es importante, dijo, porque han surgido falsos líderes y algunos de ellos buscan la inestabilidad laboral, porque responden a intereses de Estados Unidos.

Sostuvo que la Universidad Obrera representa una buena alternativa para que los trabajadores puedan concluir una licenciatura. También se podrán educar sus hijos y la sociedad en general. Tendrá cuatro ingenierías, preparatoria en línea y la licenciatura en Derecho.

LOS RETOS DE LA REFORMA LABORAL

Tereso Medina comentó que desde el pasado 1 de mayo del 2019, en México se vive una nueva era laboral, al entrar en vigencia una reforma a la Ley Federal del Trabajo.

Explicó que esto representa todo un reto para trabajadores, sindicatos, centrales obreras, empresarios y cámaras empresariales, además de despachos jurídicos, académicos y la sociedad en su conjunto.

Esta reforma incluye la democracia sindical, en la que se da el poder a los trabajadores, para que con su voto libre, universal y secreto, elijan sus líderes y aprueben revisiones de los contratos colectivos. Así como los sindicatos que firmen los contratos.

En materia de transparencia y rendición de cuentas, los sindicatos estarán obligados a dar a conocer bienes y patrimonios a los trabajadores, así como la cuota sindical voluntaria.

Otra gran transformación incluida en la reforma constitucional del Artículo 123 es la justicia laboral, con la que desaparecen las Juntas de Conciliación y Arbitraje, para darle entrada al Centro Federal de Conciliación y Registros Laborales.

Este organismo se apoyará con delegaciones en los estados, que regularizarán o vigilarán a los sindicatos de manera local. Tendrán el encargo de vigilar la democracia sindical, la transparencia en los sindicatos y la toma de nota, para que se cumplan los requisitos democráticos.

Además, se encargará de autorizar al sindicato que logre el 30 por ciento de apoyo de los trabajadores para firmar los contratos colectivos.

“Con esta reforma desaparecen los contratos de protección, que tolerados legal o ilegalmente, duraron varias décadas en el país. Se consideró que se buscaba proteger el empleo, ante el chantaje y corrupción.

“Ese modelo laboral está agotado y se le dice adiós con la reforma laboral”, expresó.

En Coahuila, dijo, le damos la bienvenida a la democracia sindical, porque fuimos y seremos promotores de las transformaciones sindicales que México necesita.

Recordó que como diputado federal le correspondió cabildear la primera reforma laboral y como senador también participó en la reforma al Artículo 123.

“En Coahuila seremos ejemplo para terminar la construcción de un sindicalismo responsable con los derechos de los trabajadores, para cuidar que decidan al líder o sindicato que van a apoyar, que decidan quienes firmarán los contratos, que aprueben o rechacen ese contrato”, dijo.

El líder sindical comentó que hay una gran deuda social con los trabajadores de México y una gran lucha es mejorar y elevar los salarios reales.

Es un tema que se debe construir para mejorar el ingreso por la vía de los contratos colectivos, así como los acuerdos en productividad y calidad.

Sobre el particular, comentó que en la reforma a la Ley Federal del Trabajo se estableció la obligatoriedad de las empresas de llevar acuerdos con los sindicatos, para que la destreza, educación, habilidad y capacitación sea uno de los mejores caminos para incentivar los ingresos de los trabajadores.

De esta manera, dijo, se podrá ligar el salario a la productividad y por esa vía es posible que también existan mejoras en el ingreso del trabajador.

RETOS EN SALUD Y VIVIENDA

Medina Ramírez dijo que en esta etapa democrática en los sindicatos, también se deben enfrentar retos para mejorar el acceso a la salud y a la vivienda.

Expresó que la CTM tiene claro que el Instituto Mexicano del Seguro Social es la única alternativa que tienen los trabajadores para la atención de la salud del trabajador y sus familias.

“Se necesita trabajar de la mano con las autoridades para que el Seguro Social cumpla su propósito: garantizar el acceso a la salud, al trabajador y sus familias”, indicó.

Agregó que actualmente hay complicaciones en el abasto de medicinas, consultas y urgencias. El reto es construir más clínicas y hospitales, eficientar el servicio, además de modernizar y transparentar sus servicios.

Dijo que en esta modernización se debe combatir la corrupción, y una propuesta de la CTM es que en cada inversión para nuevas clínicas y hospitales se busque que el proyecto esté a cargo de constructoras locales. Así se garantiza calidad en la obra y además la permanencia de la derrama económica.

Manifestó que la vivienda es otra de las principales demandas de la clase trabajadora y para ello se debe garantizar que no se pierda el tripartismo en el Infonavit.

FORMACIÓN DE NUEVOS CUADROS

Agregó que esta nueva “primavera laboral” incluye el reto de formar nuevos cuadros de delegados y líderes sindicales. 
“Me siento orgulloso de generar en Coahuila el nacimiento de la prestigiada Universidad Laboral de México 4.0 Miguel Ramos Arizpe, en la que los trabajadores podrán concluir una ingeniería y con ello acceder a un mejor salario”, dijo.

Agregó que ahora, junto con el actual líder nacional de la CTM, Carlos Aceves del Olmo, impulsa en Coahuila la Universidad Laboral, en la que también habrá conferencias, diplomados y cursos, “para fortalecer el sindicalismo responsable, pues la universidad es el mejor de los caminos”.

Expresó que es un proyecto con un gran sentido social, porque los trabajadores podrán elevar su desarrollo, su preparación y concluir una carrera, para estar mejor preparados.

Explicó que el dinero no será problema, porque habrá un fondo de becas. La reforma al Artículo123 Constitucional y del 153 de la Ley Federal del Trabajo incluye la obligación de las empresas de adiestrar, formar, capacitar y educar a sus trabajadores. 

Con este sustento legal, se buscará incluir una cláusula en los contratos colectivos, para que sea una conquista de los trabajadores y se cuente con un fondo o fideicomiso de becas.

Esta universidad, dijo, empieza en el Norte y posteriormente habrá una segunda en El Bajío y la tercera en el Centro del país.
Explicó que se escogió la Región Norte y en particular Saltillo, porque Coahuila tiene más de 30 años de estabilidad laboral y sin huelgas.

“Aprendimos que del conflicto todos perdemos. Ya vivimos inestabilidad en su tiempo, en los 70 y nos dejó una gran lección para empresarios, trabajadores y sindicatos.

“A partir de ahí nos transformamos, para que pongamos en la mesa, como la razón de ser de líderes y sindicatos, a los trabajadores. Sin ellos nuestra presencia no tiene sentido. Entendimos que en la comunidad, son el mejor capital humano y por esa razón el andamiaje para el sindicalismo responsable”.

En el caso de la CTM, comentó que el sindicalismo responsable está registrado con derechos de autor, con todos los requisitos de la Secretaría de Educación, además que se cuenta con una Norma Oficial Mexicana para certificar las competencias laborales, las comisiones de seguridad e higiene, capacitación y productividad.

“Estas comisiones, que existen en cada una de las empresas, trabajan para lograr los acuerdos de productividad y se traduzcan en mejores beneficios a los trabajadores”, dijo.

LAS AMENAZAS

El dirigente en Coahuila de la CTM comentó que en esta nueva era laboral y de democracia sindical, se tiene una mayor competencia con otras organizaciones, aunque algunas responden a intereses de Estados Unidos y su objetivo es desestabilizar al estado y al país.

Mencionó que frente a esos embates y riesgos de inestabilidad, la apuesta de la CTM es un gran acuerdo con los trabajadores, para que no se dejen engañar con “el canto de las sirenas”.

Se debe evitar que esta transformación laboral se convierta en un espacio para generar conflictos y violencia, “sobre todo en esta etapa inicial en la que aprendemos a vivir con la democracia sindical”.

Mencionó que el reto urgente es formar cuadros y líderes, para que el proyecto de la Nación de los trabajadores se construya en darle más seguridad en el empleo, seguridad social, más niveles de vivienda y que no sirva como espacio de inestabilidades.
 
LA PARTICIPACIÓN POLÍTICA

Dijo que la participación política de la clase trabajadora es otro tema importante, aunque no determinante, para la vida sindical.
Sostuvo que la participación política es el motor que hace accionar un proyecto y necesitamos que en el sector obrero, en su conjunto tenga más presencia, en donde sus dirigentes sean diputados locales, federales y senadores.

Se trata de tener la voz política, para impulsar la voz de los obreros y terminar de construir este proyecto de nación. Hay que representar a los trabajadores sin trastocar la estabilidad de México.

EL RETO DEL PRI

Tereso Medina ratificó su militancia y lealtad al PRI. La historia de México no se puede explicar sin la presencia del tricolor y de la CTM, pues sus gobiernos impulsaron el Seguro Social, el Infonavit, la educación pública, laica y gratuita, así como las grandes obras de infraestructura y carreteras.

Sostuvo que en Coahuila hay las condiciones para que el PRI se mantenga en el poder y a nivel nacional se requiere una refundación, en la que se tome en cuenta la forma de hacer política, como se hace en la entidad.

Se requiere, dijo, de que se atiendan las grandes causas, voltear a ver las necesidades de trabajadores, campesinos y las capas medias, “que no se aleje de las demandas populares y enarbolar los problemas de estos sectores, para que el PRI pueda resurgir con más fuerza”.

Comentó que también en la política, ahora se tiene una mayor competencia y los partidos se deben inclinar por personas con ideales y compromisos, formadas en la línea social.

Medina estimó que Coahuila se mantiene como el único estado en el norte del país donde no se ha dado la alternancia política, y esto se debe a que el PRI ha generado buenos gobernantes, que se han preocupado por resolver las carencias de la población y enarbolar las causas de trabajadores, campesinos y las clases populares.

Se refirió al trabajo del gobernador Miguel Riquelme, que ha logrado consolidar a Coahuila con los mejores indicadores en seguridad, desarrollo económico y el empleo.

SU NIÑEZ EN EL CAMPO LAGUNERO

Tereso Medina recuerda su niñez en los ejidos de Torreón y Matamoros, donde aprendió labores agrícolas y sus primeras letras en las escuelas del medio rural, en el ejido Nuevo Mieleras, que ahora es una zona de empuje industrial.

Fue la educación el motivo de emigrar de un ejido a otro, pues su padre don José Cruz Medina, siempre inculcó a sus 10 hijos la importancia de acudir a la escuela.

“Fui un niño campesino formado en los terrenos de la Comarca Lagunera. Tuve de residencia varias comunidades rurales, porque mi padre buscaba escuelas primarias para sus hijos.

“En aquel tiempo había escuelas que sólo daban clases hasta tercero de primaria, y don Cruz buscó dónde había esas oportunidades de estudio para sus hijos, mientras él se empleaba en distintos trabajos”, recordó.

SIEMPRE LOS MEJORES

Tereso Medina estima que su padre tuvo la fortaleza de no estar atado a la tierra, porque no era ejidatario --en ese tiempo se pensaba que era debilidad, porque no tenía una parcela--, y eso le permitía irse de una comunidad a otra, donde hubiera escuela para sus hijos.

“Mi padre fue un pastor y dominó todas las faenas del campo. Siempre nos dijo que deberíamos ser lo mejor en lo que escogiéramos. Si somos boleros, que seamos los mejores y él era el ejemplo, porque fue el mejor pastor y mejor tractorista”, dijo.

Al regresar la vista al pasado, el líder obrero recuerda su formación entre nogales y parras, “mis primeras actividades fue manejar el tractor y cultivar la tierra en el ejido Juan Eugenio, rumbo a la Flor de Jimulco”.

LABOR COMUNITARIA

Fue durante su infancia cuando Tereso Medina conoció al líder campesino Arturo Orona, de quien aprendió el trabajo comunitario, pues a su corta edad sirvió como secretario de la asamblea y se encargaba de elaborar el orden del día y las actas.

“Don Arturo participó en el reparto agrario y su liderazgo me impactó, porque mediante la Asociación de Sociedades 40-69, trabajaba con los comisariados ejidales del Cañón de la Flor de Jimulco, donde se tomaban decisiones en favor de la comunidad”, expresó.

De esa experiencia, dijo, aprendí la organización, conducción e interlocución a favor de la gente que menos tiene.

CONOCE EL SINDICALISMO

A su paso por la secundaria, en la ETI 79 y luego en la vocacional del Tec de La Laguna, donde se graduó como técnico mecánico automotriz, tuvo su primer contacto con el sindicalismo, gracias al dirigente Gerardo Montes Rodríguez (ex diputado local), del Sindicato Industrial de Mecánicos en La Laguna.

En aquel tiempo trabajaba en los talleres mecánicos, cuando funcionaba la planta Renault en Gómez Palacio, Durango; y el sindicato me dio la militancia en la CTM.

“A temprana edad conocí las asambleas y la vida de un sindicato. Aprendí lo que venía formándose en mi vida como parte de mi desarrollo, para representar a mi gente, porque soy producto de la clase campesina y trabajadora”, indicó.

SU CONTACTO CON FIDEL VELÁZQUEZ

En ese tiempo la CTM ofreció cursos de formación sindical y pese a ser menor de edad se inscribió en esa capacitación, que se les llamaba Jornadas Educativas para rescatar líderes, formar cuadros y perfilar la visión cetemista.

“Ahí se formó el grupo Morelos, integrado por líderes sindicales. Yo era un adolescente y ahí conocí a don Gaspar Valdés, quien asistió a esos cursos. La novedad es que había un joven en medio de los dirigentes ya probados”, expresó.

A la clausura de estos cursos asistió el líder nacional de la CTM, Fidel Velázquez Sánchez, a la Casa del Obrero, en Torreón. Al llegar al punto de asuntos generales, el dirigente pidió a la asamblea si había comentarios.

“Yo levanté la mano y me concedió la palabra. Sin hilvanar alguna idea, más que hablar con franqueza, le dije que en el curso conocí más a la CTM y me sentí identificado con la central obrera, pero también le dije que a la CTM le hacen falta espacios y oportunidades para los jóvenes.

“Sin proponérmelo, en ese momento empecé a construir mi destino, porque gracias a esa expresión, don Fidel determinó la apertura de una Universidad Obrera (en Cuernavaca) y una de las primeras becas me correspondió a mí”, dijo.

Al cabo de un año, me llegó la solicitud para continuar mis estudios en la Universidad Obrera de la CTM y fui encargado, por don Fidel, al profesor Bernardo Cobos Díaz, secretario de Educación de la CTM.

En esas aulas aprendí del compromiso social que se requiere para hilvanar los proyectos de los trabajadores con la realidad de una región, estado o nación.

“Por eso en todo lo que hago está como eje fundamental el trabajador. Es el principal activo y nuestra razón de ser, hacia donde deben orientarse las políticas públicas y proyecto de nación”, expresó.

Valorar noticia

100%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios