Desde las entrañas del Ejército

Luego de siete años en el Ejército, un cabo de infantería llamado Heriberto Lazcano decidió cambiar de camiseta y canalizar sus ambiciones en el terreno del crimen organizado
domingo, 16 de mayo de 2010 · 08:36

El 5 de junio de 1991, Heriberto Lazcano Lazcano, "El Lazca", se alistó en las filas del Ejército con el afán de convertirse en una figura dentro de las filas castrenses. Su ambición de alcanzar una posición destacada en la milicia duró siete años. Como cientos de militares más que terminaron enganchados en el negocio de las drogas, el actual jefe máximo de "Los Zetas" decidió abrirse sitio en el mundo del narco. Ahora es uno de los capos más buscados dentro y fuera de México.

El 27 de marzo de 1998, según registros de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), Lazcano causó baja del Ejército cuando había alcanzado el rango de cabo de infantería. Cañonazos de dólares y el poder ilimitado ofrecido por el narcotráfico lo sedujeron cuando tenía 24 años: poco después de su deserción se incorporó al Cártel del Golfo, organización criminal que entonces recobraba su poder con el liderazgo de una nueva figura: Osiel Cárdenas Guillén, "El Mata Amigos".

Según declaraciones ministeriales de los testigos protegidos Rufino y Geraldin, Lazcano fue llevado al Cártel del Golfo por otro ex militar que llegó a ser tan poderoso como actualmente es "El Lazca": Arturo Guzmán Decenas, "El Z-1", a quien tanto la PGR como la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) federal le atribuyen la fundación de "Los Zetas", el llamado "ejército del narco".

Geraldin, cuyo nombre es Alejandro Lucio Morales Betancourt, fue parte de ese "ejército", donde se le conocía como "Z-2". El 17 de noviembre de 2001 fue capturado y poco después se acogió al programa de testigos protegidos. En la averiguación previa PGR/SIEDO/UEIDCS/111/2003 declara que el objetivo que se persiguió con la creación de "Los Zetas" como brazo armado del Cártel del Golfo fue eliminar a todos los enemigos de Cárdenas Guillén.

La historia de "Los Zetas" confirma la versión de Geraldin, pues a finales de 1997 --cuando Cárdenas emergió de las filas de la extinta Policía Judicial Federal y se aprestó a tomar el control del Cártel del Golfo-- apareció Guzmán Decenas, personaje que sería clave para los planes de expansión de la organización criminal al eliminar a los rivales de Osiel; entre otros, a su principal opositor: Salvador Gómez Herrera, "El Chava".

Guzmán Decenas nació el 13 de enero de 1976 en el estado de Puebla y se formó en el Ejército, donde, bajo el rigor castrense, estudió la secundaria y la preparatoria. Después ingresó al Grupo Aeromóvil de Fuerzas Especiales (GAFE), cuerpo que se constituyó con vocación contrainsurgente y de combate al crimen organizado.

Antecesor de Heriberto Lazcano en la jefatura de "Los Zetas", Guzmán Decenas fue uno de los tantos militares que a mediados de los noventa pasó a la Fiscalía Especializada en Atención de Delitos contra la Salud (FEADS) --desaparecida en 2003 debido a que estaba infiltrada por el narco-- para reforzar la lucha antidrogas. Cuando fungía como mando policiaco en Miguel Alemán, Tamaulipas, fue "enganchado" por Cárdenas Guillén.

Según el testigo Rufino --cuyo nombre es Francisco Vázquez y quien se desempeñó como asistente personal de Osiel--, Guzmán Decenas planeó junto con el capo la creación de un grupo de protección, pues aquél temía ser asesinado por "El Chava" Gómez.

Antes de que Gómez Herrera eliminara a Cárdenas y la plaza de Tamaulipas quedara bajo su absoluto control, Osiel –decidió asesinarlo. El brazo ejecutor fue, dice Rufino, Guzmán Decenas, jefe y maestro de Heriberto Lazcano.

MUERTE DE ‘EL CHAVA’

En un apartado de la averiguación previa, Rufino narra cómo fue asesinado Gómez Herrera: Osiel se encontraba en Toma-tlán, Jalisco, en un rancho que se llama La Trementina, el cual Osiel utilizaba como refugio. Lo acompañan Eduardo Costilla, "El Coss"; Víctor Manuel Vázquez Mireles, Arturo Guzmán Decenas y el declarante… Por fechas está programado el bautizo de una hija que Osiel Cárdenas procreó con la señora Liliana Dávila. La ceremonia se celebraría en Tuxpan, Veracruz, y el padrino era Salvador Gómez Herrera.

Cómodamente sentado en un sofá, Osiel Cárdenas le habló por teléfono a "El Chava" Gómez y le dijo que no podría asistir al bautizo porque había sido operado de emergencia de la vesícula. Osiel mintió. En realidad (Cárdenas) aprovechó sus días de descanso para someterse a una cirugía plástica y a una liposucción.

"El Chava" Gómez comprendió el imprevisto y le deseó pronta recuperación. Pasaron los días sin ninguna novedad, hasta que Osiel fue a verlo tan pronto como se sintió recuperado de sus intervenciones estéticas. Acordaron verse en el puerto El Mezquital, en Tamaulipas. Salvador Gómez Herrera decidió quedarse refugiado en Tuxpan y días después viajó por lancha, pues temía que lo detuvieran después de haberse fugado de una casa de arraigo de la PGR junto con Osiel.

Osiel Cárdenas se desplazó desde Tomatlán en una camioneta Durango. Lo acompañaban en ese trayecto Arturo Guzmán Decenas y Víctor Manuel Vázquez Mireles, "El Meme Cabezón". Después recogieron a Gómez Herrera en el puerto El Mezquital. Acababa de bajar de una lancha de su propiedad, utilizada para transportar droga desde Veracruz hasta Tamaulipas.

Después de saludarse, "El Chava" Gómez abordó la camioneta y se acomodó en el asiento del copiloto. Charlaron unos minutos entre risas y bromas. Cuando "El Chava" Gómez se reía a carcajadas, y esto lo sé porque me lo comentó Vázquez Mireles, Arturo Guzmán, que iba en el asiento trasero, sacó la pistola y se la vació a "El Chava" en la cabeza. Luego sacaron el cuerpo y lo aventaron al monte, donde los animales le carcomieron toda la panza. (APRO)

Comentarios